Cuando mi pareja cambia de novia y no me deja ver mi hija

0
902

Nuestras familias no solo necesitan amor para formarse y para crecer. También necesitan protección legal, porque los intereses de nuestros hijos no pueden estar determinados por los vaivenes emocionales de sus progenitores.

El caso del que voy a hablarte ejemplifica la realidad de muchas madres lesbianas que al no contar con derechos de filiación en las legislaciones de sus países, se enfrentan a la pérdida de sus hijos, y por ende, estos hijos deben sufrir el abandono obligado de una de sus madres.

Lee también: Madres lesbianas latinas se unen para luchar por la filiación de sus hijos

Constanza Moreno Mc Intoch y Millaray Arellano Correa, chilenas, estuvieron juntas durante 14 años. Durante la relación tuvieron una hija que gestó Constanza. Para la pequeña de 7 años ellas son mamá Coni y mamá Momy.

El embarazo se llevó a cabo tras una inseminación casera en la que participó un amigo de la pareja como donante de esperma.

La niña nació en 2013 y lleva el apellido Arellano, como su mamá no gestante, Millaray. En Chile no se ha legalizado el matrimonio igualitario ni la filiación de los hijos, pero sí un acuerdo de unión civil que la pareja suscribió en 2018.

En 2019 Constanza conoció a otra mujer, Milsen Bravo, por lo que la pareja se rompió. No obstante Constanza llegó a un acuerdo con Millaray por las visitas de la niña, y la manutención que Millaray pagaría.

Lee también: Somos mejores amigas, ex novias, y ahora decidimos formar una familia

“Siempre serás una persona importante en mi vida. No por nada te elegí para que fueras la madre de nuestra hija” (…) “Porque es lo justo, porque fue nuestra decisión, porque fue lo que acordamos, porque el amor que nos unió para traer una hija al mundo merece el esfuerzo y cumplir con nuestros acuerdos», escribió Constanza a Millaray en el proceso de separación. 

Todo se fue cumpliendo con normalidad hasta que Millaray dice notar que su hija estaba siendo víctima de malos tratos físicos y psicológicos. Interpuso denuncia pero su ex pareja no se presentó a declarar.

En ese momento Constanza interrumpió toda la comunicación de Millaray con su hija. Presenta también como prueba un vídeo en el que se ve que acude a la casa de Constanza con la policía y Constanza niega la relación, mientras la niña llora mirando por la ventana porque quiere abrazar a su momy.

Lee también: La cruzada lesbófoba de un juez contra dos madres lesbianas

Constanza quiso cortar aún más los lazos quitando la manutención pero el juez lo negó y exigió reestablecer las visitas.

Por eso son tan necesarias las leyes, porque los derechos de los niños están por sobre las desavenencias de los adultos, porque la niña tiene dos mamás, y ambas tienen igualdad de derechos para poder disfrutar de su pequeña.

Este caso ha sido publicado por la web Budas, que nos ha pedido ayuda en la difusión.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here