Dos mamás lesbianas agredidas en el Parque Warner al grito de «putas bolleras»

0
3209
pareja de lesbianas agredidas en el parque warner

Realmente impactante lo que sucedió el fin de semana en el Parque Warner. Una pareja de lesbianas canarias, Gemma y Conchi, que pasaban una semana de vacaciones en Madrid con sus hijos de 5 y 6 años, sufrieron una agresión brutal solo por su orientación sexual.

¡Frente a sus hijos!

Según relata el diario de Canarias, «Cuando se encontraban en la zona de taquillas, aparecieron dos mujeres, justo cuando Gemma puso en el suelo unos vasos de refresco que le había comprado a los niños. En ese instante, Conchi declaró que «una de ellas se metió por delante de mi pareja para sacar las cosas de la taquilla», mientras que la otra «cogió y cerró nuestra taquilla con mala actitud». Minutos más tarde, una de ellas decidió darle una patada a los refrescos sin ningún motivo.

Gemma y Conchi no quisieron entrar en conflicto y se retiraron a comer con los dos pequeños en un banco. En ese momento aparecieron 15 personas, entre ellos las 2 mujeres.

«Mientras comíamos, vinieron un montón de gitanos. Se quedaron mirando para nosotros y diciéndonos cosas: ‘¿Qué miras? ¿qué miras?’ y empezaron a gritarnos. Mi pareja dijo: ‘no miramos nada’ y dice ‘¡bolleras de mierda!’. Entonces me levanté nerviosa, me encendí un cigarro y cuando me fui a dar la vuelta, me cogieron por la espalda, me tiraron al suelome patearon por todos lados». Todo esto, mientras los dos niños pequeños lloraban y gritaban al ver como golpeaban a sus madres.

«Tengo dos costillas fastidiadas, el tórax, un traumatismo craneoencefálico leve, la columna, la parte de arriba del cuello, la cintura. Me rompieron la ropa, me rompieron unos zapatos, me robaron una pulsera de oro. Las gafas me las rompieron. A mi pareja le rompieron el oído, le hicieron un desastre en el oído. El dedo se lo dejaron morado», relata Conchi, que también recalcó que tuvieron que estar en el hospital hasta las dos de la mañana debido a la grave paliza recibida.

Tanto Gemma como Conchi llamaron a la seguridad del parque de atracciones una vez lograron ponerse en pie. «Tuve que llamar a seguridad cuando pude levantarme del suelo, porque no podía. La seguridad me decía que no podían retenerlos dentro del parque, y luego fuera. Nos estaban vacilando. Solo recogieron datos a dos individuos, dos mujeres, nada más».

Al día siguiente Gemma y Conchi vivieron una verdadera odisea para poner la denuncia, las pasaban de una comisaría a otra. No han sentido el apoyo de la Policía ni del Parque Warner, que aún no les entrega las cámaras para encontrar a las responsables.

Ellas están mal, aún muy doloridas. Sus hijos, dos niños de 5 y 6 años, traumatizados. ¡Qué han visto a un grupo de energúmenos homófobos pegar a sus madres! ¿Cómo se puede tolerar algo así?

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí