Ha muerto nuestra bebé y solo permiten a la madre gestante cogerse la baja

0
481
Madres lesbianas pierden a su bebe

Es tan tremendo que duele.

Si eres madre como yo creo que podrás entender muy bien esa abrumadora sensación de felicidad que te remueve hasta las entrañas cuando sientes las pataditas de tu bebé en tu vientre o en el de tu mujer.

Cuando comienzas a preparar todo con tanta ilusión, la ropita, los juguetes, las mantas. Esos nervios que se apoderan de ti cuando ya quedan solo días para el parto y para tener a tu ansiado bebé en tus brazos.

Lee también: Mi historia de amor y la pérdida que me separó de mi esposa

Pues lo mismo que es sentían Sheila Castilla y Carmen Soto. Esta pareja de chicas se había casado para poder hacer el método ROPA, uno de los tratamientos de reproducción asistida preferido por mujeres lesbianas, ya que implica la participación de ambas y es lo más parecido a tener un hijo biológico de las dos.

Sheila aportó los óvulos y Carmen gestó a la pequeña Vera. Cuando ya estaban en la semana 40, o sea a punto de parir ya que se considera embarazo de término, Vera falleció.

El pasado 2 de febrero Carmen tuvo que dar a luz a su pequeña sin vida. Totalmente desgarrador para ambas mamás.

No obstante, en caso de muerte perinatal, la Seguridad Social solo concede la baja a la madre gestante, no al otro o a la otra progenitora. “Es muy injusto. Las dos somos sus madres, ¿por qué yo tengo ese derecho y ella no? Nuestra hija ha nacido tras la semana 40, solo que ha nacido sin vida”, dice Carmen al Diario.es

Demandaron a la Seguridad Social como han hecho otros progenitores, y fueron acogidas por un grupo de madres que han pasado por esta pérdida, la asociación Matrioskas.

Esto es un proceso en el que estás en shock. Acababa de ver a mi hija, solo había pasado diez minutos fuera de su madre y ya me estaban pidiendo rellenar papeles, etc. No sabíamos nada, ni nos esperábamos esto porque el embarazo había ido sin ningún problema, ni un sangrado ni nada”, añade Sheila.

Lee también: Éramos la familia perfecta pero todo se derrumbó

“Lo que menos te apetece es estar reclamando y denunciar. Psicológicamente estás muy mal. He tenido que ir muchas veces a la Seguridad Social para la reclamación y cada vez que vas tienes que explicar lo que ha pasado… Se pasa muy mal”, cuenta Sheila. “Pero lo hago para que las cosas se hagan mejor, por mi hija y por los niños y las niñas que vengan, para luchar por ellos y que se les reconozca como hijos”, añade.

Ahora quien tiene que pronunciarse es el Tribunal Supremo, ellos quienes pueden hacer a la Seguridad Social cambiar este trato tan injusto y discriminatorio.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí