Reencontrarme con mi ex novia 22 años después

0
2059

La primera vez que me enamoré tenía 21 años. Mi enamorada era Estefi, la hermana pequeña de una de mis mejores amigas. Una chica valiente de 18 años que había gritado a lo cuatros vientos que era lesbiana, cuando yo a mis 21 intentaba tenerlo escondido y que nadie lo notara.

Cuando me enteré de que a Estefi le gustaban las chicas, intenté conquistarla pero mis intentos fueron tan absurdos que ni se notaron. Acabé escribiéndole una carta de amor y ella respondió besándome directamente. Estefi siempre ha sido así. Valiente.

Lee también: Yo pensaba que era heterosexual pero cada vez que la veía a ella, saltaban las chispas

Nuestra relación duró cuatro años, fueron felices pero también difíciles, yo tenía bastante lesbofobia interiorizada pero no me daba cuenta. No quería dar la mano en público y en mi casa contaba que Estefi era mi amiga.

Estefi siempre fue tan libre que aunque me quería mucho no quería vivir dentro de un armario. Me dejó y ambas seguimos con nuestra vida.

Aunque teníamos contacto ocasional, Estefi se fue a vivir a Brigthon y ahí tuvo varias relaciones, una muy importante que duró diez años. Cuando esta relación acabó decidió volver a España.

Yo no perdí el tiempo. Viví un proceso muy importante de aceptación y me casé con una mujer maravillosa que falleció de cáncer pocos días después de nuestro aniversario número 14. Juntas fuimos mamás de un niño precioso que se llama Jon.

Lee también: Ella fue la vecina que se oreció a hacerme la compra en el confinamiento. Y así empezó nuestra historia de amor.

Cuando mi mujer nos dejó, entré en la etapa más triste de mi vida, afrontar el duelo con un niño de seis años que echaba mucho de menos a su mami. Fueron muchos años de soledad, hasta que en un cumpleaños de mi amiga, hermana Estefi, volví a coincidir con mi ex.

Yo tenía 43 años y ella tres menos. Me sorprendió verla. Estaba mucho más guapa que cuando éramos jovencitas. Las líneas de expresión más marcadas, alguna canas rompiendo su melena morena, y ese atractivo que dan los años, la experiencia.

Ver a Estefi, tomar un café con ella, fue sentirme en mi hogar. No sé muy bien cómo, porque ni ella ni yo buscábamos algo, pero simplemente se dio, como si no pudiera evitarse.

Al principio pené que para Jon sería doloroso que yo rehiciera mi vida, pero Estefi y Jon encajaron como si estuvieran destinados a adorarse.

22 años estuvimos separadas, ambas vivimos y amamos tanto durante ese tiempo, y de pronto sentimos como si no hubiéramos pasado tanto tiempo.

Yo soy más libre y feliz, Estefi sigue siendo salvaje pero ahora tiene más cabeza. Siento que llevamos toda una vida de amor. La vida nos ha dado una nueva oportunidad y la estamos aprovechando.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí