Las preguntas más frecuentes de la Ovodonación

0
657
ovodonacion
ovodonacion

En el artículo anterior sobre la Fecundación In Vitro (FIV) con óvulos propios, ya avanzamos que la FIV se puede realizar de manera alternativa con óvulos de donante, lo que se conoce como ovodonación. Los procesos son diferentes, y en este artículo vamos a explicarlo detenidamente, aunque, como punto de partida, podemos decir que en ambos casos lo que se hace es fecundar un óvulo en el laboratorio y transferirlo después al útero de la integrante de la pareja que habéis decidido que gestará el embrión.

Como en el resto de tratamientos que estamos repasando en la serie “Seremos dos mamás”, lo primero que el médico analiza cuando llegáis a la consulta es cuál es el método ideal. La ovodonación cobra sentido en aquellos procesos en los que la que se someterá al tratamiento tiene algún problema en los ovarios; padece alguna enfermedad genética; lleva varios intentos con óvulos propios sin éxito; o tiene más de 45 años.

Doble donación: óvulos y esperma

Las parejas que recurrís a esta técnica, iniciáis un proceso con una doble donación: por un lado, la de esperma, de la que ya hablamos en los artículos sobre Inseminación Artificial y FIV con óvulos propios; y, por otro, la de óvulos. Y, de nuevo, os pueden surgir diferentes preguntas, como “¿a quién se parecerá mi hijo?”.

La respuesta en este caso la proporciona el matching o emparejamiento entre donante y receptora, una fórmula con la que se quiere conseguir la mayor similitud posible entre los rasgos físicos de ambas. Tal como indica la ley española de reproducción asistida, es el equipo médico el encargado de la elección de la donante y, según explica el doctor Manuel Izquierdo, Director Médico de la Clínica Eugin Madrid, “el objetivo siempre es conseguir el mayor grado de parecido en características físicas como la raza, la altura, el tono de la piel, el color del cabello o el de los ojos”.

Además, también se lleva a cabo de forma sistemática lo que denominan matching genético, una técnica que permite comparar la información genética de los donantes de óvulos y esperma con el fin de realizar un emparejamiento que no conlleve riesgo de transmisión de enfermedades genéticas hereditarias.

Un proceso de cinco fases

En la FIV con óvulos de donante, el proceso se desarrolla en cinco fases, que se pueden alargar 3 semanas.

  • Fase 1: Selección de la donante, de acuerdo con los parámetros comentados anteriormente. En las Clínicas Eugin (Madrid y Barcelona) realizar un tratamiento con ovodonación no requiere listas de espera. Han desarrollado un banco de óvulos a través de la técnica de la vitrificación, que permite congelar y conservar los óvulos con unas tasas de fecundación y embarazo similares a las conseguidas con óvulos frescos (es decir, los que se extraen a la vez que se hace el tratamiento de reproducción asistida correspondiente). De esta manera, se simplifica enormemente el proceso de la búsqueda de la donante idónea para ti, objetivo que se consigue rápidamente, agilizando su tratamiento y reduciendo considerablemente la espera para conseguir ser mamás.
  • Fase 2: Control y estimulación de los ovarios de las donantes. Si el tratamiento que se sigue es con óvulos frescos, las donantes deben seguir un tratamiento de estimulación ovárica durante 15 días. Si se recurre a óvulos congelados, este paso ya se ha realizado previamente y se puede omitir.
  • Fase 3: Selección de la muestra de esperma. Para asegurar la máxima calidad de los espermatozoides y descartar patologías, siempre se hace un exhaustivo examen médico al donante y a su muestra.
  • Fase 4: Se prepara a la mujer receptora y se transfieren los embriones. Antes de realizar la transferencia, tendrás que seguir un tratamiento hormonal para preparar el útero y el endometrio. Al mismo tiempo, se fecunda el óvulo en el laboratorio y, entre dos y cinco días más tarde, se te transferirán los embriones en una pequeña intervención que no requiere anestesia.
  • Fase 5: Se congelan los preembriones no transferidos. Los preembriones que no se han transferido se congelan para usar en ciclos posteriores, ya sea porque no ha funcionado o porque queráis buscar un segundo embarazo.

Y, como en los distintos tipos de tratamientos que hemos abordado en esta serie, en este punto, toca esperar hasta el momento de la prueba con la que se sabrá si se ha conseguido el embarazo (betaespera). Son dos semanas que siempre se hacen largas, pero tenéis que hacer todo lo posible para pasar de la mejor manera.

Siguiendo este tratamiento las dudas de la pareja pueden aumentar al ver que no tendrán ninguna relación genética con su futuro hijo o hija. En estos casos, Eugin pone a la disposición de sus pacientes un equipo de apoyo psicológico preparado para ayudarlas en lo que necesiten. Tanto este equipo como todo el personal de las Clínicas Eugin estarán en todo momento a tu lado para lo que necesites. No lo dudéis más y contactad con Eugin para solicitar vuestra primera visita gratuita con un especialista.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here