Todo lo que debes saber de la fecundación in vitro con óvulos propios

0
598
Fecundación in vitro con óvulos propios

Como os venimos contando en la serie de artículos “Seremos dos mamás”, los caminos por los podéis conseguir vuestro deseo de tener un hijo con vuestra pareja son varios. Hasta ahora hemos hablado del método ROPA y de la Inseminación Artificial, y hoy venimos con un nuevo capítulo dedicado a la Fecundación In Vitro (FIV).

El punto de partida es el mismo. En la primera visita a Eugin el médico determina la técnica más adecuada dependiendo del historial médico y la edad que tenga la que habéis decidido que gestará a vuestro futuro bebé.

La FIV, que consiste en la fecundación de los óvulos en el laboratorio y posterior transferencia de los embriones al útero, se recomienda inicialmente en dos supuestos: cuando hay un número bajo de óvulos en los ovarios o su calidad es inferior a lo normal (FIV con óvulos propios); o en el caso de tener la menopausia, contar con muy pocos óvulos en los ovarios, o una edad superior a 45 años (FIV con óvulos de donante).

Con la Fecundación In Vitro con óvulos propios se fecundan en el laboratorio los óvulos que se te han extraído previamente con el semen de un donante anónimo. Después de la fecundación, el óvulo se convierte en un preembrión que se transferirá de nuevo a tu útero, donde tiene que seguir su desarrollo.

En cambio, en la Fecundación In Vitro con óvulos de donante, lo que se conoce como ovodonación, se recurre a los óvulos de una donante y después se sigue el mismo proceso de fecundación en laboratorio y transferencia al útero de la que habéis decidido que gestará el embrión (esta técnica de reproducción asistida la trataremos en profundidad en el próximo capítulo de la serie).

Cómo se elige al donante de esperma

En ambos casos, se recurre a un donante de esperma, algo que, como explicaba en el artículo sobre Inseminación Artificial la doctora Flavia Rodríguez, Directora Médica de la Clínica Eugin Barcelona, genera algunas dudas entre las pacientes, entre ellas, cómo se realiza la selección.

La Dra. Rodríguez explica que “el responsable de elegir al donante es el equipo médico de la clínica, ya que así lo establece la ley”. Sin embargo, las futuras mamás pueden decidir durante la primera visita con cuál de las dos quieren que el donante comparta características fenotípicas (raza, tipo de pelo, color de ojos y de piel). Incluso, si quieren tener más de un hijo, pueden solicitar que el semen provenga del mismo donante.

Un proceso de cinco fases

En el caso de la FIV con óvulos propios, el proceso se desarrolla en cinco fases, que se pueden alargar en el tiempo unas 3 semanas:

  • Fase 1: Estimulación y control de ovarios. Te someterás a un tratamiento para estimular los ovarios. Consta de hormonas que se administran con inyecciones subcutáneas. Paralelamente, realizaréis diferentes visitas con el médico para controlar el desarrollo del ciclo mediante ecografías hasta comprobar que el número y tamaño de los folículos es el adecuado.
  • Fase 2: Preparación de la muestra de semen. Para asegurar la máxima calidad de los espermatozoides y descartar patologías, siempre se hace un exhaustivo examen médico al donante y a su muestra.
  • Fase 3: Extracción de los óvulos y Fecundación In Vitro. Se extraen los óvulos a través de la vagina mediante sedación y posteriormente se fecundan en el laboratorio.
  • Fase 4: Transferencia de embriones. Después de la fecundación, se te transfieren los embriones en una pequeña intervención que no requiere anestesia.
  • Fase 5: Congelación de los preembriones no transferidos. Los preembriones que no se han transferido se congelan para usar en ciclos posteriores, ya sea porque no ha funcionado o porque queréis buscar un segundo embarazo.

En este punto, toca esperar unos días (a los que se conoce en el mundo de la reproducción asistida como betaespera) hasta hacer la esperada prueba de embarazo. 15 días que siempre se hacen largos pero que tenéis que hacer todo lo posible para pasar de la mejor manera. Para conseguirlo, los expertos recomiendan vida normal y algunas pautas sencillas como no fumar; alimentarse de manera sana; evitar situaciones de estrés; no practicar deporte intenso; y tratar de no coger peso excesivo. En definitiva, tenéis que manteneros ocupadas para tener una bestaespera menos estresante.

Este es el proyecto más ilusionante que afrontaréis como pareja. No esperéis más y contactad con Eugin para solicitar vuestra primera visita gratuita con un especialista. Tendréis a su equipo a vuestro lado durante todo el proceso que os llevará a ser mamás.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here