Madres solteras: 5 consejos para sobrevivir

0
541
madre lesbiana soltera
madre lesbiana soltera

Yo suelo contarlo antes de quedar o en la cita. Una de mis amigas no lo dice hasta que las cosas se van poniendo más serias.

Te interesa: ¿Cómo ligar con lesbianas?

Mi amiga Marta (38), siendo muy joven, se casó con un chico y tuvo un bebé. Dos años después salió del armario como lesbiana, se divorció, y ahora es madre soltera de un adolescente.

Mi amiga Sara (36) no tenía novia cuando decidió hacerse una inseminación en casa. Al segundo intento se embarazó y hoy es madre de un niño precioso de dos años.

Mi amiga Clara (39) se casó con la que había sido su novia de la universidad. Hace tres años fueron a una clínica de fertilidad y se embarazaron de gemelos. Al año siguiente se divorciaron. Hoy mantienen un régimen de custodia compartida.

Yo (37) soy madre de una niña hermosa que me robó el corazón nada más saber que crecía en mi vientre. Ya tiene seis meses.

Hace tan solo 3 décadas ser madre soltera era una condición considerada como “lamentable”. Digna de reprobación social o inspiradora de lástima, en el mejor caso. Una mujer que se embarazaba sin pareja arruinaba su vida, o la de su hijo.

Actualmente ser madre soltera, tanto heterosexual, bisexual o lesbiana, es una tendencia que crece cada vez más. En 1975 solo el 2% de las madres no estaban casadas. Hoy somos al menos un 42,5% (según cifras de 2012).

Muchas tienen pareja pero no un lazo matrimonial. Otras, un 43%, somos mujeres que, estables e independientes económicamente, hemos optado por tener hijos sin pareja.

Siempre fui muy independiente. He viajado mucho, disfrutado de la libertad, las fiestas, el deporte, el silencio y la tranquilidad de vivir sola, muy bien acompañada solo por mis amadas mascotas.

Te interesa: El primer cuento infantil sobre madres lesbianas que se divorcian

También siempre fui muy ligona. De muchas novias, rollos, romances, etcétera. Hace dos años decidí tomarme un descanso de las relaciones, la vida en pareja, y los “lesbiandramas”. Me centré en mi carrera profesional, en mis amistades, y en el maravilloso placer de estar soltera y ser independiente. Siempre tuve claro que quería ser madre. Ya con mi estabilidad laboral conseguida, la armonía en mi vida, y el temor de que los años pasaran y decayera mi fertilidad, me embarqué en la búsqueda del embarazo. Tras algunos intentos fallidos, llegó mi pequeña, y mi vida cambió para siempre.

Ya sea porque lo decidiste, o porque tras un divorcio o ruptura la vida te puso en este lugar, te has convertido en una madre soltera. Amas a tu hijo, pero también debes organizar tu vida para vivirla y disfrutarla. Salir, ligar, conocer gente, trabajar. ¿Es posible hacerlo y no morir en el intento?

5 consejos para sobrevivir a la maternidad siendo soltera

Cuida tu espacio
Después de aceptar que tu vida no volverá a ser como antes (y esto no tiene por qué ser negativo), debes darte cuenta de que no eres solo madre. Eres también mujer y tienes muchos intereses. Evidentemente ya no puedo hacer todo lo que hacía antes, pero mi vida actual también me encanta. Busco mi espacio para ir a una cafetería y leer el periódico o un libro mientras mi hija duerme. He cogido una canguro para todas las noches de los sábados, salgo a cenar, a tomar una copa, al cine, al teatro.

Es necesario huir de las paranoias y pensamientos de “quizás le pase algo si no le vigilo las 24 horas”. Corta el cordón.

Pide ayuda
A quien sea que te parezca confiable. No tengas miedo, porque la vas a necesitar. Yo tengo a mi madre, y varias ex novias que actualmente son mis mejores amigas. Un par de horas con una de sus tías mientras te duermes una siesta, te vas a depilar, a una reunión, o tienes una cita. Tengo una amiga, también madre soltera, cuya hija tiene la misma edad de mi hija. Tenemos un muy buen acuerdo. Un día al mes las cuido a las dos. Otro las cuida ella. Viene bien desconectar.

No subas la foto de tu bebé a tinder
Sí, tu bebé es monísimo, tanto como mi nena, no me canso de mirarla y hacerle fotos. Pero cuando te bajes esas aplicaciones para ligar poner foto de tus retoños no es buena idea. Primero, espanta. No es un afrodisiaco. Segundo, es raro.

Yo suelo contarlo antes de quedar o en la cita. Una de mis amigas no lo dice hasta que las cosas se van poniendo más serias.

Tu nueva novia no es la otra madre de tu hijo (a no ser que las dos estéis de acuerdo)

Ya sé que cuando encuentras a una chica que te encanta, que además parece adorar a tu bebé, te salen corazones de los ojos y ya lo ves todo como si hubierais formado una familia feliz. Pero es muy importante separar. Mi amiga Alicia se echó novia cuando su hija tenía menos de un año. Su novia se convirtió en “mami”. Pero a los 4 años la historia se acabó, y había una “mami” que, enfadada con la ruptura, se borró del mapa. Y una niña que cada noche preguntaba a su mamá cuando volvería su otra mami.

No es bueno tampoco hacer asumir a tu pareja roles de maternidad y obligaciones que no le corresponden. Tú te llevas la parte pesada, ella se convierte en la novia guay de mamá, la divertida, con la que a veces se puede jugar.

Adapta a tu hijo a tu vida, no al revés
Mi hija va conmigo a casi todas partes, a desayunar, pasear, de viaje, a cenar con mis amigas. Tener un hijo no es un equivalente a “mi vida se acabó, ahora solo puedo estar en casa”. Es algo maravilloso que te sucede y que no es un impedimento para continuar relacionándote con otros adultos.
Si nos quitamos agobios, nos restamos exigencias, nos regalamos más espacio y sabemos pedir ayuda, se puede perfectamente vivir feliz la maternidad sin pareja.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here