Comenzó a gestarse en mi cuerpo y lo dio a luz mi mujer. La historia de cómo nació nuestro hijo

0
1465
Ser mamás por el método ropa

Mi mujer y yo, junto a nuestro pequeño de 20 meses, Gael, estamos disfrutando de las vacaciones en un hotel en Cádiz. Hace unos días una mujer que desayunaba en la mesa contigua nos comentó:

  • Pero qué niño tan guapo. ¡Tan rubito! ¿Quién es la madre?- dijo mirándonos a las dos, ya que ambas somos morenas.
  • Las dos- respondí yo.
  • Ah- su cerebro tardó unos segundos en comprender que éramos una familia de dos madres, pero aún así continuó- ahhh, sí, sí, claro. Pero yo me refería a quién lo tuvo en la tripa.
  • Primero lo tuvo mi mujer- contestó mi esposa- después yo, que lo di a luz.
  • ¡Anda! No sabía que eso se podía hacer. Claro, entonces sí que es de las dos.

Está claro que a la mujer le falta una clase de diversidad familiar. No es necesario que un niño tenga la genética de sus dos madres para que sea “realmente de las dos”, como piensa mucha gente.

En nuestro caso la vida de Gael comenzó en mi cuerpo. El óvulo que llevaba su nombre me acompañaba desde que nací. Pero por muchos años pensé que ser madre no era lo mío. Hasta que conocí a Raquel, mi mujer. Con ella lo quería todo.

Dos años después de casarnos llegamos a la clínica Eugin, donde mi mejor amiga había logrado su embarazo como mamá soltera. Ahí analizaron nuestra fertilidad. Raquel quería ser ella la madre gestante, pero su reserva ovárica era bajísima, al contrario de la mía. Decidimos irnos a la seguro. Un método ROPA, donde yo aportaba el óvulo y ella daba a luz.

En Eugin fue todo fácil y rápido. Después de mi regla comencé un tratamiento hormonal. Tenía que pincharme cada día una hormona durante menos de dos semanas. Mientras tanto mi ginecólogo de Eugin me controlaba el crecimiento de los ovocitos. Cuando ya habían crecido lo suficiente programaron la extracción.

Lee también: Las 5 preguntas que siempre nos hacéis las futuras madres lesbianas

Ese día llegamos a la clínica a las 8 de la mañana. A las 9 ya me habían sedado y sacado 10 óvulos. Gael era uno de ellos. En el laboratorio los fecundaron.

Mientras yo me pinchaba las hormonas, Raquel preparaba su tripita. 5 días después de la extracción el pequeño Gael fue transferido a su útero. Antes de la beta ya sabíamos que era positivo. ¡Tenía todos los síntomas de embarazo!

El método ROPA es un tratamiento precioso que solo pueden hacer parejas de lesbianas, no hermanas ni amigas, pero lamentablemente no en todos los países está permitido. En Eugin conocimos a una pareja italiana que estaba buscando su segundo embarazo con este tratamiento. Hasta que no conocemos los problemas que tienen otras mujeres lesbianas en Europa, y el mundo, no entendemos la suerte que tenemos en España de poder formar nuestras familias con libertad y eligiendo el tratamiento que creemos conveniente.

Gael tiene dos mamás, dos mamás que tienen la suerte de haber llevado algo de él dentro de su cuerpo.

Si quieres más información sobre el método ROPA o cualquier otro tratamiento de Eugin, consiguiendo un descuento, pincha aquí.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí