El hermano gemelo de mi esposa fue mi donante de esperma. Así formamos nuestra familia

0
745

La historia de cómo formamos nuestra familia puede parecer una locura para muchas personas, pero es la manera en que nosotras nos sentíamos cómodas y felices.

Ada y yo llevamos juntas 17 años. Nos enamoramos en las prácticas, casi al acabar la universidad. Es como si lleváramos toda la vida juntas. No es fácil mantener una relación tan larga, pero hemos cuidado nuestro amor como si fuera el más grande de nuestros tesoros, y ese ha sido el secreto para mantenernos felices y unidas.

Lee también: Yo que pensé que era heterosexual, y me enamoré de una madre lesbiana soltera

Hace 3 años queríamos tener un hijo, pero queríamos que fuera genéticamente de las dos, era algo que nos parecía fascinante de las parejas heterosexuales.

Ada tiene un hermano gemelo con el que tiene una relación maravillosa, es su mejor amigo, y con el tiempo es como si también fuera mi hermano. Un día estábamos cenando los 3 y salió el tema de los hijos, y en broma le dije, venga, dame esperma, a ver si se parece a mi mujer.

Lee también: Era mi mejor amiga hetero y acabó siendo mi esposa

Él no se río, me miró serio y me dijo: contad conmigo si queréis tener un hijo.

Ada y yo lo hablamos varias veces, cómo sería, qué pasaría, que le diríamos al bebé, etcétera. ¿Querría él tener derechos sobre nuestro hijo? ¿No pensarían todos que es muy raro?

Quedamos un día con él para hablar seriamente del tema. Y al final todos queríamos lo mismo. Él ser solo un tío cariñoso y cercano, y nosotras ser mamás, que el niño tuviera la genética de las dos, y un donante conocido, por si el bebé, de mayor, nos hacía preguntas.

Empecé a controlarme la ovulación con tiritas de la farmacia, y en mi día fértil mi cuñado se sacó una muestra de semen y mi chica me hizo una inseminación con una jeringa. No fue tan fácil como pensamos. Pero no nos desanimamos, ya al cuarto intento me quedé embarazada.

Lee también: Ser lesbianas, mejores amigas y formar una familia. Esta es nuestra historia

Ada y yo somos mamás del niño más maravilloso de este planeta. Es tan parecido a mi como a ella. Realmente es una pasada. Mi cuñado en ningún momento ha intentado o querido ejercer como papá, simplemente nos hizo un regalo, un gran regalo a su querida hermana y a mi.

Nuestro hijo sabe que no tiene papá, que tiene dos mamás, pero que su tío fue el que nos dejó la semillita para que él pudiera crecer en mi tripa.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here