Julie y Camilla, una historia de amor sin igual. «No queríamos tener hijos hasta que nos conocimos»

0
1847
Julie y Camilla historia de amor

Hasta antes de conocerse, Julie y Camilla lo tenían muy claro. No se veían como madres, no tenían intención de tener hijos.

“No me malinterpreten, adoro a los pequeños y amo el aroma de un bebé más de lo que me atrevo a admitir, pero nunca quise tener uno propio. No hasta que Julie llegó a mi vida. Ahí me di cuenta de que el amor verdadero había sido una omisión flagrante en mi vida, y que mi deseo de tener una familia se había estado marchitando en la oscuridad, como una semilla desnutrida esperando los cálidos rayos del sol”, cuenta Camilla.

Con este sentimiento de maternidad se sentó junto a su chica y se lo contó. “Descubrí, para mi sorpresa y deleite, que ahora ella también quería tener un hijo. Que no estaba sola en querer introducir en el mundo un producto de nuestro amor. Pero el camino para cumplir nuestro deseo era difícil de descifrar, porque ¿cuál es el procedimiento cuando dos mujeres que se aman quieren crear vida?”,  nos cuenta.

En ese momento hicieron lo que todas las parejas de lesbianas –o solteras- hacemos cuando el deseo de la maternidad se instala en nuestra cabeza y nuestro corazón. Nos lanzamos a internet e investigamos tanto de tratamientos y posibilidades que parece que estábamos preparando un máster.

“Después de leer absolutamente todo lo que pudimos encontrar en Google, decidimos contactar a una clínica de fertilidad, ya que nos dimos cuenta de que había muchas opciones que tomar y que el proceso de quedar embarazada rápidamente podría convertirse en un asunto largo y prolongado. Queríamos tener un socio confiable con nosotras en cada paso del camino, así que elegimos una clínica noruega privada de la que habíamos oído hablar bien y llegamos a nuestra primera consulta emocionadas y nerviosas. Se tomaron muestras de sangre, se examinaron los ovarios y el útero, y superamos el primer obstáculo: “Parece que todo está bien para que os quedeis embarazadas”, nos dijeron.

La pareja tuvo la suerte de que el método ROPA acabara de aprobarse en Noruega. Y, sin duda, era lo que querían.

El segundo paso era el tema del donante. El banco de semen Cryos les pareció la opción más confiable, por la cantidad de pruebas que pasan los donantes y la información que entrega.

En España, de momento, la ley establece que la donación debe ser anónima y es la clínica la que escoge el donante. Aunque podemos pedirle a la clínica un donante de Cryos, el banco de esperma danés más grande del mundo. Si quieres poder elegir al donante puedes embarazarte en Portugal o en otro país.

En el caso de Noruega puedes escoger tres candidatos en el banco de semen y dar la lista a la clínica, que es la que se encarga de elegir al definitivo, y esa información solo puede saberla el hijo concebido cuando tenga 15 años, en caso de que así lo desee.

En su luna de miel en Bali se dedicaron a tomar el sol y mirar perfiles de donantes. “Historias familiares, certificados de salud, perfiles psicológicos y cartas personales. Discutimos el color de los ojos, el color del cabello, la altura y el carácter, y finalmente redujimos la lista a tres donantes que sentimos que cumplían todos nuestros requisitos:

  • Los tres eran un poco como nosotros de un modo u otro, o como alguien de nuestra familia inmediata.
  • Se mostraron estables, ambiciosos y emocionalmente accesibles.
  • Y todos tenían más de 180 cm de altura.

Por supuesto, la altura no debería ser un factor decisivo, pero con dos madres que se consideran bastante altas (170 y 176 cm), ¡parecían encajarnos bastante bien!”.

Lee también: El donante no era el padre, ni estaba loco ni enfermo

La primera implantación del embrión falló, pero Camilla y Julie están seguras de que lo conseguirán. Es bastante difícil obtener un positivo a la primera.

Julie y Camilla quieren tener dos hijos, tienen claro que apenas sus hijos tenga la edad suficiente, les contarán como tenían tantas ganas de tenerlos que recurrieron a una clínica y a un banco de semen para conseguirlo. “Creemos que es esencial ser abierto y  honesto con la forma en que se creó nuestro hijo”.

Si así como Julie y Camilla quieres saber cómo embarazarte con un donante de Cryos, pincha aquí.

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí