«Mi familia era de mamá y papá hasta que mi madre se echó una novia». Dos jóvenes nos cuentan sus experiencias

0
6391
Historias de jovenes de familias homoparentales

Cuando Ariel tenía 12 años llegó alguien a vivir a su casa como pareja de su madre. Otra mujer, Ari. ¿Y cómo lo tomó él? Ahora, a sus 23 años, afirma: «fue otra madre para mi». Ariel vive en Cuba, en la localidad de Matanza, y esto es lo que cuenta en una entrevista al periódico Cuba Si.

Lee también: «Tengo dos mamás y así fue crecer con ellas»

«Imagínate, he tenido a mis abuelos, mis tíos, mi papá, mi mamá y Ari, todos pendientes de mí. Si una madre te hala mucho las orejas, dos es el doble de consejos, llamados de atención, pero también el doble de amor. Ari y yo somos buenos compinches  a la hora de mortificar, mi mamá dice que porque los dos somos cáncer y que si fuera por nosotros, la mandábamos para Versalles con mi abuela y nos quedábamos solos para disfrutar la tranquilidad. En realidad nos llevamos muy bien y estamos muy pendientes uno del otro.

De ninguna manera ha sido un problema vivir con ellas, bueno, es normal, mi mamá no está sola, tiene alguien que la quiere mucho, la ayuda y yo también tengo todo eso, a veces es complicado que la gente, los socios, lo entiendan, esa es la parte más difícil, pero en la casa, de la puerta para adentro, yo no siento nada raro, la verdad, y soy muy feliz».

Lee también: Tengo 16 años y esta es la historia de mi mamá lesbiana

Ariel afirma además que la única diferencia que ve con su familia monoparental es que en el Día de la Madre compra dos regalos.

Una vivencia similar tiene Lucía, que vive en Madrid. Tenía 8 años cuando sus padres se divorciaron y 9 cuando su mamá le presentó a su novia, mujer con la que ya está casada y con la que lleva 10 años de relación.

Lucía, a sus 19 años tiene hermanos mellizos de 7 años, una chica y un chico, que fueron gestados por la esposa de su mamá. 

Lee también: «Sin mis dos mamás no sería el hombre que soy ahora», carta de un universitario

«Al comienzo fue difícil porque mi padre llevaba fatal la relación de mi madre con Diana y me decía que no lo contara o me ponía en contra de ella. Pero a medida que fui conociendo más a Diana fui dándome cuenta de que es una tía de primera, divertida, muy cariñosa, alguien con quién siempre tienes algo de que hablar, generosa, entregada. 

Mis amigos del cole iban a casa y empezaron a preguntar quién era Diana, me daba vergüenza decir que mi mamá era lesbiana pero Diana fue la que nos sacó del armario contando que mi mamá y ella estaban enamoradas, y recuerdo que lo contó tan bien y con tanto arte que todos se fueron de casa ese día pensando que yo era una persona con mucha suerte al tener dos mamás que molaban.

Aunque tengo mamá y papá Diana es para mi otra mamá, no solo mamá de mis hermanos, también mía, ella me trata y me quiere como a una hija y yo lo mismo hacia ella. Gracias a mi familia homoparental soy una mujer abierta, preocupada por las causas justas y la diversidad».

Muchas gracias a Ariel y Lucía por sus testimonios.

Puedes enviar tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí