A los 60 años le dije a mis hijos, ya adultos, que me gustaban las mujeres

0
1390
Salir del armario a los 60

«Siempre digo que me hubiera gustado nacer en esta época, la gente joven no sabe la suerte que tiene, cuanta libertad para vivir la vida que una quiera. Viajar a todos lados y amar a quien una quiera.

Cuando yo me casé con mi marido estaba contenta, era un hombre bueno y nos llevábamos bien, yo lo quería, pero no estaba enamorada ni sentía mariposas ni me moría por sus besos, pero sí lo quería mucho, falleció hace 5 años de cáncer.

Tuvimos 3 hijos, los tres chicos. Muy buenos hijos y preocupados por sus padres, muy cariñosos y responsables.

Lee también: Yo vivía con mi novio, pero me enamoré de mi jefa y formamos una familia

He tenido una buena vida, mis hijos y mi trabajo me han dado muchas satisfacciones, pero hay una parte que me ha tomado muchos años entender.

Siempre me interesó mucho el tema de la homosexualidad, mucho. Cada vez que en televisión hablaban de eso seguía los casos de los famosos y me compraba las revistas para leer.

Después de que mi marido falleció empecé a indagar mucho sobre el tema de las lesbianas, era algo que me atraía tanto, empecé a leer historias por internet, a comprarme libros y ver películas.

Y lo sentí, sentí que yo también lo era. Cuando leía un buen libro o veía una buena película, podía sentir en mi propia piel la emoción de besar a una mujer o de enamorarte. «¿Y ahora qué hago con esto?», pensé.

Lee también: Mi primera película lésbica

En foros de internet empecé a conversar con otras mujeres, me hice amiga de una que estaba en una situación similar a la mía pero ella seguía casada.

¿Cómo haces cuándo te das cuenta de que eres lesbiana a los 60 años? La amiga que me hice me presentó a otras amigas de ella y así fui conociendo gente hasta que tuve mi primera experiencia sexual. Fue algo bonito pero no se convirtió en una relación.

Ahora voy conociendo mujeres pero aún no me he enamorado y no pierdo las esperanzas.

Lee también: Por fin vemos una pareja de lesbianas mayores protagonizando una serie

El momento más emocionante para mi fue cuando le conté a mis hijos. Primero lo hice con el mayor. Un día fuimos al cine y a tomar algo. Cuando estábamos ahí le dije que quería contarle algo y que me costaba mucho, pero que me había dado cuenta que me gustaban las mujeres. Mi hijo se quedó pasmado, no porque sea homófobo, no, no los he criado así. Sino que porque no se lo esperaba. Me dijo que sentía mucho que lo hubiera descubierto tan tarde y que esperaba que pudiera encontrar a alguien con quien vivir mi orientación. Es un hombre muy bueno y empático.

La segunda salida del armario fue con los dos más pequeños, que vinieron a instalarme una estantería en casa. Como ya tenía la experiencia del mayor no me fue tan difícil. Mi segundo hijo se emocionó, se le cayeron las lágrimas y me dijo que era muy valiente, el pequeño solo hizo bromas, y es que es un poco payaso.

No estoy arrepentida de la vida que he tenido, que si no no tendría a mis hijos, pero sí espero poder tener la oportunidad de vivir esos amores que tanto me han hecho gozar en libros y películas».

Envíanos tu historia a info@mirales.es

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here