«Mi esposa, y madre de nuestras hijas, se ha enamorado de otra mujer»

0
3847
Mi esposa me ha dejado, se ha enamorado de otra

Escribir estas palabras es muy doloroso para mi, pero también sanador. Poder contar mi historia y conectar con otras mujeres en mi situación.

Me llamo C. y estoy casada desde hace siete años con P., aunque realmente llevamos 14 años de relación.

Juntas hemos sido madres de dos niñas maravillosas, que actualmente tienen 5 y 2 años. La mayor ha sido parida por mi, y la pequeña ha sido parida por P.

Las relaciones no son fáciles, y quienes estéis casadas y además tengáis hijos sabéis de lo que hablo. El tiempo y las responsabilidades van moldeando los sentimientos y las rutinas.

Lee también: Cómo cambia la vida sexual después de tener hijos

Con nuestra primera hija no lo sentí. Estábamos muy emocionadas y creo que nos unimos mucho más. Pero con la segunda nos empezó a pasar algo diferente. Quizás nos enfocamos más en ser mamás que pareja, en cumplir los horarios, el cole, nuestros trabajos. A la pequeña ella le sigue dando la teta, y la lactancia a veces puede influir negativamente en el deseo sexual. Yo lo comprendí y entendí que no quisiera tener sexo.

Además los bebés cansan, y claro, teníamos una bebé y otra niña muy pequeña. No nos gustaba dejar a las niñas con nadie, nos volvimos aprensivas, también por un problemita de salud de la peque, y eso influyó en que el tiempo a solas fuera muy reducido, nada de ir al cine juntas o a cenar. Esas cosas empezamos a hacerlas por separado cuando no podíamos ir las cuatro.

Lee también: El primer cuento infantil sobre madres lesbianas divorciadas

Al final ella quedaba con sus amigas y yo me quedaba en casa con las niñas o al revés. Fuimos perdiendo intimidad. Yo sentía que P. estaba más irritable conmigo y prefería hacer cosas solas, empezamos a tener también más discusiones sobre el tema de las niñas.

Después comenzaron las cosas raras, el verla más pendiente del móvil, más misteriosa en general.

Hasta que un día me lo dijo. Que me quería mucho, que siempre me iba a querer, pero que ya no me quería como se quiere a las parejas, más bien como se quiere a la familia, a los amigos.

Lee también: Lesbianas y divorcio: éramos la familia perfecta y todo se derrumbó

Me hizo polvo.

Se lo pregunté mil veces y me lo negó. Al final le cogí el móvil y lo descubrí yo sola. Había otra. Me volví loca.

Lo más razonable habría sido distanciarnos un tiempo, pero con las niñas, no tener dinero para pagar otra casa (estamos con una hipoteca), y por nuestros horarios tener que turnarnos en los quehaceres de la maternidad, era imposible.

Estar ahí con el corazón roto y conviviendo juntas, sabiendo que a ella la ruptura no le dolía tanto como a mi porque ella estaba enamorada de otra persona, ella tenía la ilusión. Yo solo pensaba en cómo se estaba destruyendo mi familia.

Han pasado cuatro meses desde que lo dejamos. Seguimos viviendo juntas, aunque en habitaciones separadas. Acordamos que sería lo mejor por las niñas y porque yo no puedo hacerme cargo económicamente sola de la hipoteca y la crianza, tampoco ella. Juntando nuestros sueldos estamos bien, solas ya no tanto.

Lee también: 6 pasos para superar una ruptura

Intentamos tener una relación cordial, pero ya está. Yo sigo muy dolida y ella sigue con su novia. Se le ve feliz. No la trae a casa y tampoco la ha presentado ni presentará a las niñas. Hace su vida de la puerta para afuera.

Mis amigas me dicen que salga, que conozca gente, pero me parece imposible. ¿Cómo? Si la persona con la que he estado 14 años de mi vida y con quién he construido una familia me ha dejado hace 4 meses. ¿Cómo puedo olvidar y recuperarme de eso si comparamos 14 años y 4 meses? ¿Cómo puede ella? No lo sé.

Puedes enviarnos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here