«Yo hacía clases en la universidad cuando de forma inesperada encontré el amor…»

0
2235
Historia de amor lesbica

«Mi nombre es Sabrina y esta es una historia muy especial sobre cómo el amor aparece donde menos pensaste encontrarlo.

A la mujer de mi vida la conozco hace diez años, y lo hice de manera muy curiosa. En ese momento yo daba clases en una universidad y había alumnos con los que tenía una relación muy cercana, que podría considerarse de amistad.

Lee también: Cuando encuentras el amor en la chica que no soportabas

Un día charlando con un alumno de mucha confianza me dijo que quería presentarme a alguien, era una chica. Me quedé sorprendida porque yo solo había estado una vez con una mujer, y en los planes que dibujaba en mi cabeza estaba tener una pareja heterosexual, un chico. En ese momento acababa de terminar una relación de 5 años con un buen amigo que se transformó en mi novio.

Divertirme un poco no me vendría mal, pensé, así que le dije a mi alumno que sí. Él me pasó el número de su amiga, que tuve en mi poder varios días antes de escribir, no me decidía. Mi alumno me insistió en que ella estaba esperando mi mensaje así que finalmente le escribí.

Lee también: Mi historia de amor peculiar, o por qué mi hija tiene 4 madres

Grande fue mi sorpresa cuando descubrí que ¡ella no sabía nada! Mi alumno me la había liado. Al final nos reímos de la confusión y le pregunté si le apetecía cenar conmigo. Dijo que sí.

El día de la cita la pasé a buscar a su trabajo y me quedé completamente impresionada. Era una belleza. Alta, un perfume exquisito, una cara preciosa. Me enamoré solo con verla, no pude seguir hablándole, me sentía como una adolescente avergonzada.

Cenando me contó que era madre soltera de una niña pequeña, de 4 años. Me sorprendí, también me  asusté, al final una relación con alguien que tiene hijos es una responsabilidad grande, pero me gustaba tanto que no lo pude evitar. Cada vez que la veía se me aceleraba el corazón, a los 6 meses de conocerla nos fuimos a vivir juntas.

Nuestras familias no estaban de acuerdo, así que nos casamos en secreto un año después de conocernos. Era maravilloso estar juntas, pero también fue una época dolorosa porque perdimos a gente que amábamos y que no aceptaba nuestra relación.

Lee también: Yo era una madre homófoba hasta que mi hija de casó con una mujer

6 años después le dije que que nos cambiáramos de país. Ella no estaba convencida, pero yo estaba decidida. Así que tomé un avión y llegué a Madrid. 9 meses después llegó ella con nuestra niña, porque aunque no estuve en sus primeros 4 años, para mi es mi hija y ella dice que tiene dos mamás. Nuestra relación es maravillosa.

A día de hoy estamos instaladas en Madrid y hemos sumado una nueva integrante a nuestra familia. Nuestra bebé tiene un añito y se llama Máxima. Ella, junto a nuestra hija de 14 años, Victoria, son nuestra alegría. Nuestra familia, las personas que se habían opuesto a nuestro amor, finalmente cedieron y en la actualidad aceptan y apoyan la familia que hemos formado. 

Lee también: Mi gran flechazo con la profesora de mi hijo

La preciosa familia de Sabrina

Tenemos planes de tener más hijos, estamos muy felices en Madrid, donde yo me dedico a vender casas y mi mujer es fisioterapeuta. Nuestra vida actual es tranquila, soñada, y llena de amor.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here