40 años me costó aceptar que era lesbiana y buscar el amor

0
2450

Envidio a todas las mujeres que se han criado en un ambiente libre o liberal. Envidio a las personas que han crecido sintiendo que pueden ser quienes son, pero más envidio a esas que incluso teniendo todo en contra, han tenido el valor para seguir su camino.

Yo no, y por eso tengo una sensación amarga de haber perdido tantos años ce mi vida. Aunque ahora estoy feliz, y me siento entera, me encantaría poder recuperar el tiempo perdido.

Lee también: Me cansé de vivir en secreto. Soy lesbiana y que lo sepa todo el mundo

Crecí en un ambiente tan estricto, tan religioso y conservador. Cuando yo tenía 11 años un tío, hermano de mi padre, se declaró gay. Y fue la muerte total para él. Casi nadie de la familia volvió a dirigirle la palabra, las navidades se celebraban sin él, eso me marcó tanto, casi lo comparaban con un pedófilo.

En mi adolescencia me di cuenta que mi objeto de deseo eran las mujeres, pero lo reprimí con más firmeza de lo que mi madre me hubiera reprimido. Empecé a salir con chicos y a los 24 años me casé virgen con un novio con el que llevaba 2, y era el chico perfecto que mis padres adoraban.

Lee también: Querida familia, siento decepcionaros, pero soy lesbiana y feliz

De ese matrimonio nacieron mis dos hermosos hijos que tienen 14 y 10 años. No fue un matrimonio feliz, nos llevábamos bien pero yo sentía tal descontento conmigo misma que creo que me rodeaba un aura triste, sabía que él me ponía los cuernos pero ni me importaba.

Cuando tenía 37 él me pidió el divorcio, se había enamorado de otra mujer. Yo me quedé nuestro piso y a los niños. El primer año fue difícil, complicado, duro. Pero a medida que pasaba el tiempo comencé a soltar lastre, a ir a terapia, a preocuparme por mi, a «enamorarme de mi existencia», como dice Jack Kerouac. 

Cuando ya me sentía feliz en mi propia piel decidí dar el paso que más aterraba de todos. Asumir mi lesbianismo e intentar buscar el amor. Me bajé todas las aplicaciones que encontré para conocer chicas.

Lee también: Salí del armario y me enamoré. Pero me arrepiento de no haber tenido más experiencias

Pasaron varios meses de citas, de primeros besos, primeras experiencias sexuales, primeras desilusiones, hasta que un día que ya no lo esperaba, apareció ELLA, así en mayúsculas.

Apareció Vero, mi mujer, y por primera vez, con 40 años, me enamoré. El amor es una sensación tan indescriptible que durante décadas no tuve la suerte de experimentar, pero una vez que llegó fue mi motor para todo. 

Primero le presenté a Vero a mis niños. Ellos se encariñaron rápidamente con ella y sin ningún tipo de reserva aceptaron que yo me había enamorado de una mujer. Ojalá fuéramos todos más como los niños.

Lee también: A los 60 años les dije a mis hijos, ya adultos, que me gustaban las mujeres

Con mi familia no ha sido tan sencillo. Algunas de mis hermanas lo han entendido y aceptado bien, otras no. Mi padre ha reaccionado mejor que mi madre, pero es queda mucho por procesar.

Yo he entendido que esto ya es algo de ellos. Que llevo tantos años siendo la hija perfecta que me olvidé de ser la persona perfecta para mi. Me tomó 40 años decidirme ser feliz, me da pena haber perdido el tiempo pero eso ya pasó. Solo me queda intentar disfrutar cada minuto de ahora en adelante.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here