Mi novia y yo nos embarazamos en casa con la ayuda de un amigo y una jeringuilla

0
458

A muchas personas, la manera en que formé mi familia, les parece fatal, arriesgado, extraña, etcétera. Pero bueno, ha sido nuestra forma y ha salido muy bien.

Vivimos en un país latinoamericano donde la reproducción asistida es muy cara y está todo más dirigido a parejas heterosexuales y no a lesbianas.

Pero Elisa y yo, que llevamos juntas desde 2011, queríamos fervientemente convertirnos en mamás.

Lee también: Una pareja de lesbianas se insemina del mismo donante y dan a luz casi a la vez

Elisa y yo somos jóvenes y deportistas, no creíamos que nos costara tener hijos ni que necesitáramos tomar hormonas. Pero nos faltaba algo importante: semen. Y no cualquiera.

Hicimos una lista de hombres que conocíamos y que podían tener un material genético interesante para nosotras. Nos quedamos con tres finalistas, uno era un amigo mío de la infancia y otros dos eran ex compañeros de la universidad de mi novia.

Lee también: ¿En qué países podemos adoptar las lesbianas?

Solo uno dijo que sí, uno de los ex compañeros. Otro tenía miedo a que después le pidiéramos una pensión y al otro no lo dejó su novia.

Le pagamos exámenes a nuestro donante para asegurarnos de que estaba bien. Yo empecé a controlarme en casa la ovulación con test que venden en la farmacia. El día de la ovulación el donante vino a nuestra casa y eyaculó en un vaso.

Elisa, con una jeringuilla, introdujo el semen por mi vagina. No me quedé ahí porque son las mismas probabilidades que una relación sexual. Hicimos lo mismo cuatro veces, este amigo eyaculando en un vaso y Elisa con su jeringuilla. Después yo me pasaba una hora con las piernas en alto. Al cuarto intento me quedé por fin.

Lee también: ¿Qué tipos de inseminación artificial existen?

El chico que fue nuestro donante no quiere ser padre ni implicarse, y así es, nuestro hijo no tiene padre. Pero de todas maneras dejó abierta la puerta para que cuando nuestro niño sea mayor y nos pregunte por su origen pueda conocerlo. 

Nuestro hijo tiene dos mamás, no se diferencia en nada a los otros hijos de lesbianas que nacen de la reproducción asistida, solo en que el nuestro es un donante conocido. Pero él sabe y siempre sabrá que teníamos tantas ganas de tenerlo que hicimos lo imposible por lograrlo.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here