Ser mamá como heterosexual y como lesbiana, mi surrealista experiencia

0
542
Ser mamá como lesbiana y como heterosexual
Ser mamá como lesbiana y como heterosexual

Me llamo Lourdes y tengo 42 años. Soy mamá de dos niñas maravillosas, y a cada una la he tenido en distintos momentos de mi vida.

El proceso ha sido el mismo para las dos criaturas. Óvulo fecundado se desarrolla dentro de mi, me crece la panza, entre 38 y 41 semanas después doy a luz a una cosa pequeña y sonrosada.

Lee también: Ser mamá lesbiana por adopción

Lo único que ha cambiado en cada momento es la forma en que he definido mi orientación sexual. Cuando nació la mayor yo tenía 28 años y pensaba que era heterosexual (qué equivocada estaba), y me quedé por descuido con un chico con el que estaba saliendo, que era muy majo pero que no me enamoraba (ya me di cuenta después por qué).

A la menor la tuve con 36 años. Ya llevaba cinco años de relación con quien sentía que era la mujer de mi vida, estaba muy enamorada (actualmente estamos separadas pero eso no quita que seamos muy buenas amigas y que la siga queriendo mucho).

Lee también: Yo, una mujer heterosexual, me enamoré de una lesbiana madre soltera

Mis hijas tienen 14 y 6. Soy la misma madre, pero mi orientación sexual ha hecho un mundo de diferencia entre cada experiencia.

Con la mayor todo fue normal, por decirlo de alguna manera. Aunque su padre y yo nunca tuvimos una relación estable, él es un buen tío y ejerce como buen papá, aunque la niña vive conmigo.

Los comentarios de la gente de mi alrededor (familiares, amigos, compañeros de trabajo) fueron siempre del estilo de: qué mona es la niña, eres muy valiente por tenerla aunque no estéis juntos, qué tal le va en el cole, etcétera.

Lee también: Miedos e inseguridades que sentimos las mamás no gestantes

Y quizás porque tengo esa experiencia me pareció surrealista lo que como mamá lesbiana de la pequeña tuve que vivir.

Algunas perlas: «¿pero tú estás segura de que gustan las mujeres?» (jamás escuché: ¿pero estás segura de que te gusta ese chico?), «¿y si tienes el bebé tu sola y lo criais juntas? Porque quizás le hagan bullying en el cole por tener dos mamás», «¿quién es la mamá mamá?» (referido a quien la gestó), «¿fue muy difícil tener un hijo con otra mujer?» (pues no, fíjate, más difícil fue tener un hijo con un tío que no era tu pareja), «ah, ¿eres lesbiana? Mi mejor amigo es gay, o mi prima o vecina es lesbiana también» (ajá, pues dale mi número y montamos un club).

Ser mamá como heterosexual y como lesbiana tiene bastantes diferencias, aunque a veces pensemos que está todo conseguido. Incluso para mi. Por ejemplo con la mayor no prestaba atención a los dibujos que veía, ahora sí busco dibujos más inclusivos para la pequeña donde no todo sea mamá y papá.

Lo mismo los cuentos infantiles, antes daba un poco igual, ahora mi ex y yo nos volvemos locas buscando esos que hablen de todo tipo de familias.

Lee también: 7 cuentos infantiles con mamás lesbianas

Desde mi experiencia solo puedo decir que aún falta mucho por luchar y conseguir, en referentes y en prejuicios de la sociedad.

Mis hijas son felices y eso es lo más importante para mi, pero yo a veces me desespero. Solo queda seguir luchando.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here