Una pareja de lesbianas embarazada a la vez y del mismo donante

0
1733
Kat Buchanan y Taryn Cumming
Kat Buchanan y Taryn Cumming

Historias bonitas de maternidad lésbica, esa es una de nuestras especialidades. Y hoy os compartimos la de Kat Buchanan y Taryn Cumming, de 33 y 31 años.

Kat y Taryn viven en Nueva Zelanda. Se conocieron hace más de dos años, fue amor a primera vista. Comenzaron una relación y encontraron un deseo común: formar una familia convirtiéndose en mamás.

VER: 7 cuentos infantiles para hijos de lesbianas

Fueron al ginecólogo para informarse sobre todos los tratamientos disponibles para embarazarse, y para saber cuál de las dos tenía más posibilidades de llevar a cabo un embarazo exitoso. El ginecólogo les dio la respuesta: ambas tenían algún problema que menguaba su capacidad reproductiva, o baja capacidad ovárica.

VER: El día que mi madre nos dijo que era lesbiana nos dio una lección de vida

Salieron de la consulta algo tristes. Ninguna de la dos tenía muchas posibilidades y en Nueva Zelanda los costos de los tratamientos de reproducción asistida son bastante caros. Lo más barato es la inseminación artificial, pero teniendo ellas pocas posibilidades decidieron buscar otras posibilidades.

VER: Una pareja de lesbianas logra pagar el método ropa vendiendo alfajores por internet

Así encontraron en un grupo de Facebook a hombres que se ofrecían como donantes de esperma. Conocieron a algunos y después de revisar historiales médicos y realizar exámenes, escogieron a uno.

VER: Soy madre y bisexual y a las lesbianas les doy miedo

Kat Buchanan y Taryn Cumming realizaron una inseminación casera. En el día fértil de Taryn introdujeron mediante una cánula el semen del donante. Pero no resultó. Al mes siguiente decidieron probar ambas. A ver si alguna tenía suerte y se embarazaba. Se hicieron la inseminación con dos días de diferencia.

VER: Madre, lesbiana y soltera. 5 consejos para sobrevivr

El 28 de marzo fue el día en que se realizaron los test de embarazo. Las que ya habéis pasado por esto sabéis los nervios que se experimentan. Tenían miedo y a al vez esperanza de que alguna de las dos diera positivo. ¡No os imagináis la doble alegría que sintieron al ver los dos test positivos!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

1 week later to the day we found out Taryn was pregnant. #samelove #lesbianpregnancy #2moms

Una publicación compartida de Taryn & Kat (@2bumps_samelove) el

«El médico nos había dicho que había más posibilidades de ganar la lotería que de quedar ambas embarazadas. Como nuestro plan siempre había sido tener dos hijos, estamos encantadas».

VER: Yo, una mujer heterosexual, me enamoré de una lesbiana madre soltera

Sin duda es una preciosa historia, sobre todo tomando en cuenta que las tasas de embarazo de las inseminaciones caseras son bajas, entre un 15 y 20 por ciento de posibilidades de conseguirlo.

Estar embarazadas a la vez tiene ciertos aspectos negativos, que tu pareja no puede cuidarte y atenderte tanto puesto que está en la misma situación que tú, pero sin duda tiene más puntos a favor, los niños se llevarán solo unos días de diferencia, es como tener mellizos pero repartiendo el trabajo de la gestación, y la lactancia puede ser compartida y natural.

VER: La foto de una pareja de lesbianas dando el pecho a la vez a sus recién nacidos se ha hecho viral

Enhorabuena pareja.

 

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here