Yo, que nunca quise hijos, me enamoré de una mujer madre de dos

0
1009
me enamoré de una mujer con dos hijos

Siempre lo tuve claro, siempre lo dije, desde que era adolescente, no me voy a casar ni voy a tener hijos.

Mi madre me decía que con el tiempo cambiaría de opinión, pero a mis 35 años seguía sin casarme y perfectamente convencida de que no quería hijos.

Lee también: Yo, una mujer heterosexual, me enamoré de una lesbiana madre soltera

Pero entonces llegó Gabriela. Y todo cambió.

Gabriela es una argentina vivaz, divertida, preciosa, que vino a España hace 9 años a estudiar. Pero todo se complicó cuando una noche de borrachera se embarazó. Fue muy difícil para ella porque del «padre» nunca más se supo.

Más tarde se echó un novio y volvió a quedarse embarazada, y eso que usaba protección, sí, mi mujer es una bomba de fertilidad. Las cosas no resultaron tampoco con este novio, así que Gabriela se vio en un país sin red de apoyo, sin familia, con dos críos.

Lee también: Mi peculiar historia de amor, me enamoré de la novia de mi cuñado

Lo primero que se le pasó por la cabeza fue volver a Argentina, pero no quería rendirse tan pronto. Acabó el doctorado, trabajó, y gracias a au pairs logró compatibilizar todo y cuidar de sus hijos.

Cuando yo la conocí me sentí admirada por su historia y su lucha, al final yo siempre lo he tenido muy fácil. Me pareció preciosa, atractiva, pero saber que había una niña de 4 y un niño de 6 en su vida solo me hacía pensar en correr en la dirección opuesta.

Sacarse a Gabriela de la cabeza no es fácil. Así de conocernos en un cumpleaños me llamó dos días después. Se había conseguido mi teléfono y me preguntó si quería ir con ella a una exposición. Me quedé sorprendida por su desparpajo y le dije que sí.

Lee también: Yo vivía con mi novio, pero me enamoré de mi jefa

En la segunda cita nos liamos, me besó ella y se autoinvitó a mi piso. Siempre ha sido directa, va a lo que quiere. Empezamos a enrollarnos con frecuencia, un día me invitó a comer a su casa y estaban los niños. Me besó frente a ellos, yo me sentía algo incómoda. Los niños eran muy lindos pero no era mi ambiente. Comimos, vimos una peli todos juntos y muy bien, pero no imaginaba mi vida así, con tanta gente.

Esa misma tarde le dije que ella me gustaba mucho pero prefería no mezclar, que estaría bien que nos viéramos las dos pero los niños eran otra cosa. «Imposible, este es el paquete completo. O lo tomas o lo dejas», me dijo.

Me sentí herida en mi amor propio y le dije que lo dejaba. Fue una tontería porque la echaba de menos. Como teníamos amigas en común coincidimos un mes después en un cumpleaños en una casa rural. Ella fue con los niños.

Lee también: A los 60 años le dije a mis hijos, ya adultos, que me gustaban las mujeres

Fue doloroso verla, sentir que me gustaba tanto pero que no había nada que hacer. Yo no quería el paquete completo. Ese fin de semana hablamos y decidimos ser amigas, teníamos mucho en común y nos llevábamos bien.

Empezamos a quedar como amigas, a veces se traía a los niños, a veces solo las dos. Empecé a conocer mejor a los pequeñajos y a cogerles cariño. Nuestra relación se volvió muy cercana, pero yo seguía con mis límites emocionales.

Hasta el día que todo cambió. El día que me contó que tenía una cita, que llevaba tiempo hablando con una chica por internet, la chica tenia un niño, y bueno, se entendían. Yo, que jamás me he considerado celosa, sentí que se me partía el corazón.

Tienes que ser madura, consecuente y bla bla me repetía en mi cabeza. Pero lo cierto es que me dolía mucho. Realmente sentía por Gabriela mucho más de lo que yo me permitía ver.

Lee también: Tengo 16 años y esta es la historia de mi valiente mamá lesbiana

Me puse en modo reconquista, le dije que quería intentarlo y todas esas cosas de película romántica. ¿Conclusión? 18 meses después de ese día seguimos juntas. Yo la quiero con locura y estoy enamorada de los niños.

Yo, que no quería hijos, voy al parque con bici y monopatín, conduzco un monovolumen donde las sillas de los niños van mucho mejor, tengo la app de Disney en el móvil y me siento completamente feliz con este paquete completo que la vida me ha traído.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

anuncio Revista Mirales, contiene enlace a la revista

anuncio Oveja Rosa, contiene enlace a la revista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here