Inicio Blog

“La familia Mattachine”, la película que explora la maternidad lésbica y la diversidad familiar

0
Película Familia Mattachine

¿Cómo nos cambia el camino hacia la maternidad, especialmente en un viaje que no es recto, en muchos sentidos de la palabra? Esa es la pregunta que se hace en The Mattachine Family, una nueva película sobre una la diversidad familiar.

En la película vemos que Leah (Emily Hampshire) está intentando quedar embarazada mediante FIV, aunque múltiples intentos y un aborto espontáneo la hacen reconsiderar el gasto, especialmente porque su esposa Sonia (Cloie Wyatt Taylor) quiere abrir una panadería.

Annie (Heather Matarazzo) comparte la paternidad con su amigo gay platónico Ted (Carl Clemons-Hopkins). Otro hombre que Thomas conoce en una fiesta es un padre gay por gestación subrogada. Y el amigo de Thomas, Jamie (Jake Choi), no está tratando de convertirse en padre, sino que es miembro de la familia encontrada por Thomas y Oscar, y se mudó con ellos después de que sus padres se separaron. Es el contrapeso de espíritu libre a la pareja doméstica de los otros personajes.

Thomas (Nico Tortorella) y Oscar (Juan Pablo Di Pace) están felizmente casados ​​y viven en Los Ángeles, pero también luchan por el regreso de su hijo adoptivo, Arthur, a quien habían estado criando durante un año, pero el niño regresó con su madre biológica. Oscar, que había estado en un hogar de acogida, fue quien presionó para formar su familia de esta manera. Ahora, parece más tranquilo que Thomas acerca del regreso de Arthur con su madre. Oscar sólo quiere concentrarse en su trabajo. Pero Thomas se siente muy herido por la pérdida del hijo y eso lo hace reconsiderar toda su vida.

Le película está dirigida por Andy Vallentine y escrita por Danny Vallentine. La cinta está completamente enfocada en el mundo LGTB, como pocas series o películas lo han hecho. Hemos tenido la serie The Fosters y Modern Family, y en The L Word Generation Q pudimos ver una curiosa y particular visión de la maternidad lésbica.

Aquí te dejamos el trailer:

¿Qué es una clínica lesfriendly?

0
Clínica Lesfriendly
Clínica Lesfriendly

Cuando mi amiga Rocío fue con su chica a una clínica de fertilidad para enterarse de las opciones que tenían para ser madres, preguntaron por “el padre” y también asumieron que eran hermanas. 

Y aunque todo lo demás estaba bien, a nivel tecnológico, resultados, etcétera, se fueron decepcionadas y pidieron cita en el mismo lugar donde me embaracé yo, Vida Fertility

¿Por qué? Porque no basta con poner a dos mujeres en la publicidad de la clínica, no basta con anunciar el método ROPA. Para ser realmente una clínica lesfriendly, debes ser una clínica que cree y apuesta por la diversidad familiar en cuerpo y alma. Que entiende que si bien las mujeres lesbianas y heterosexuales que pedimos cita en una clínica tenemos el factor común de buscar un embarazo, hay muchas diferencias entre nosotras. Muchas diferencias en nuestras vivencias personales y en la forma en que construimos nuestras familias, que son “legales” solo desde el año 2005. 

Vida Fertility es una clínica que se formó por mujeres. Por mujeres para mujeres. A día de hoy cuenta en su equipo con mujeres lesbianas y bisexuales, y hombres gays. Además, un tercio de todo el personal ha vivido un tratamiento de reproducción asistida. Estas vivencias, relacionadas con la orientación sexual y con la experiencia de buscar embarazos, ayudan a que la mirada y los protocolos sobre las pacientes de nuestro colectivo sean reales. Y eso lo vives y lo sientes cuando estás ahí. 

A veces lo olvidamos porque nos parece de cajón, pero España es uno de los pocos países que tiene una legislación LesFriendly en cuanto a reproducción asistida. En Vida Fertility, muchas pacientes vienen del extranjero porque no pueden ser madres por ser lesbianas en su país. Además, no solo se trata de proponer el método ROPA y, de hecho, muchas parejas lesbianas no optan por ese tratamiento. Por eso, en Vida, primero proponemos una evaluación de la fertilidad para las dos antes de tomar cualquier decisión, y tenemos programas, desde una simple IA con semen de donante hasta ovodonación con semen de donante incluido, especialmente diseñados para mujeres lesbianas”, nos cuenta la Dra Spies, directora médica de Vida.

Un tratamiento de reproducción asistida no solo involucra el cuerpo. También las emociones. Las ilusiones y los miedos afloran y la sensibilidad se eleva a la máxima expresión. Nos encontramos vulnerables, por lo que debemos procurar que el ambiente de nuestra clínica sea lo más familiar y agradable posible

Por supuesto que el tema relacionado con el respeto a la diversidad familiar es esencial, pero eso no puede hacernos descuidar la profesionalidad de los especialistas y la tecnología que el centro va a proporcionar a nuestro tratamiento de fertilidad. 

Vida Fertility, es una clínica boutique, donde no eres una paciente más, donde todos se saben tu nombre, conocen tu historia. Hay compromiso y cercanía. Se forma una relación estrecha con las pacientes. 

Pero es que además cuenta con incubadores time lapse, técnicas avanzadas como PGT-A, regeneración endometrial y ovárica, donantes propias, todos los exámenes necesarios en el propio laboratorio. Solamente se transfieren blastocistos (Día 5-6). Tienen un sistema automatizado de trazabilidad de muestras para una mejor seguridad. Usan la IA para determinar la calidad de los ovocitos, etcétera. 

Proponer a sus pacientes los mejores protocolos personalizados, donde ninguno es estándar y todos se adaptan a las circunstancias de cada mujer, también es ser una clínica LesFriendly.  

Contacta con Vida Fertility aquí

Histórico acuerdo de la FIFA da protección a las madres lesbianas no gestantes

0
El histórico acuerdo de la FIFA que protege a madres lesbianas no gestantes

El Fútbol Femenino es un mundo en el que nos gusta mirarnos y reflejarnos. El éxito de nuestra brillante selección, su unidad y sororidad, la lucha por sus derechos, la maravillosa visibilidad lésbica de muchas de sus jugadoras

Ahora han dado otro paso que nos tiene encantadas. Se ha llevado a cabo el Congreso de Bangkok de la FIFA y ha traído tres grandes temas a la palestra: madres no gestantes, menstruación y apego, lo que llevará a la modificación del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadoras a partir del 1 de junio de 2024.

La FIFA se compromete a «alentar a las asociaciones a facilitar el apego y el equilibrio emocional de las jugadoras con sus familias durante el servicio internacional«, algo que las españolas ya habían conseguido de cara al último Mundial, donde se les entregó 15 mil euros a cada una para que pudieran llevar a sus familiares más cercanos, y se dio especial atención a quienes tenían hijos menores de dos años, como era el caso de Irene Paredes e Ivana Andrés, que pudieron dormir con sus bebés.

«Para rendir al máximo nivel están las horas de entrenamiento y también todo lo que hay alrededor: horas de descanso, las comidas y también a nivel personal, el cómo estés cuando tienes un niño pequeño. Tu vida cambia bastante y hay muchos cambios durante los primeros años en los que es necesario que tú estés con él», explicaba Irene Paredes a la revista Relevo.

La protección de las madres lesbianas no gestantes es un paso muy importante. Y aunque las medidas específicas no se han dado a conocer aún, giran sobre el reconocimiento e igualar los derechos de las madres biológicas en cuanto al cuidado de los niños, la lactancia, las enfermedades, etcétera.

Por último, el tema de la regla. El nuevo Reglamento reconocerá «las dimensiones físicas, psicológicas y sociales en caso de imposibilidad de prestar servicios de empleo debido a una menstruación intensa o complicaciones médicas relacionadas con el embarazo».

Un gran logro para nuestras deportistas.

Jane Rigby, la científica lesbiana (y madre) que acaba de recibir la Medalla de la Libertad

0
Jane Rigby recibe la medalla de la libertad

Ya sabéis que nos encanta visibilizar a las madres lesbianas, a nuestras familias, nuestras historias de amor, de resiliencia… Y cómo íbamos a dejar pasar la oportunidad de contaros sobre Jane Rigby, científica y madre lesbiana, que acaba de recibir el gran honor de la Medalla de la Libertad.

La medalla se «otorga a personas que han hecho contribuciones ejemplares a la prosperidad, los valores o la seguridad de Estados Unidos, la paz mundial u otros esfuerzos sociales, públicos o privados importantes», según la Casa Blanca.

La astrofísica Jane Rigby trabaja en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, y es científica senior del proyecto en el Telescopio Espacial James Webb, el más poderoso del mundo. 

Jane contó en una entrevista con SGMA que se declaró lesbiana por primera vez en el año 2000, y que todavía era ilegal ser gay en Arizona cuando se mudó allí unos años más tarde para realizar estudios de posgrado. Rigby ahora reside en Maryland con su esposa, Andrea Leistra, y su hijo pequeño.

«Las preocupaciones de las mujeres lesbianas con frecuencia han sido descartadas por considerarlas carentes de importancia, distraer o deslegitimar las preocupaciones de las mujeres blancas, heterosexuales y cisgénero en la carrera por la titularidad. (Las “mujeres reales”.) Intentaríamos señalar que un tema discriminaba a las astrónomas LBT, por ejemplo, una política de licencia familiar que excluía a las madres no biológicas o a los padres adoptivos. O incluso sugerir amablemente que usemos la palabra “pareja” en lugar de esposa. Una y otra vez, la respuesta fue que éstas no eran las preocupaciones de las mujeres en la astronomía», cuenta.

Jane cree que su lesbianismo la ha hecho mejor astrónoma, porque le ha ayudado a comprender y analizar mejor las realidades. Entre los los logros obtenidos en su carrera se encuentra el nombramiento de Científica LGBTQ+ del año en 2022 por Out to Innovate.

Cuando Jane recibió su tan merecida Medalla, también lo hizo Judy Shephard, creadora de la Fundación Matthew Shephard, una organización creada en honor a su hijo gay, asesinado en un crimen de odio en 1998 a la edad de 21 años. Judy viaja por todo el país hablando sobre lo que podemos hacer como individuos y comunidades para borrar el odio y hacer del mundo un lugar más tolerante.

León, una película sobre madres lesbianas que pierden sus derechos

0

Hasta hace unos pocos años, cuando aún no teníamos el matrimonio igualitario y la filiación de los hijos, la maternidad lésbica era muy frágil. Porque si la madre biológica, o sea la que figuraba como la única madre, se enfadaba con la otra madre y decidía cortar la relación, podía, o si moría, la custodia iba directamente a su familia, no a la madre no biológica.

En la mayoría de países del mundo dos mujeres lesbianas que tienen un hijo en común no tienen los mismos derechos sobre esos hijos, ya que el matrimonio igualitario sigue siendo una realidad muy minoritaria en el planeta. Pero es que también encontramos casos donde hay mujeres que se desempeñan como madres sin serlo de manera legal, y acaban alejados de esos niños.

León es una película de Andi Nachón y Papu Curotto. Nos cuenta la historia de una pareja de lesbianas Barbi (Antonella Saldicco) y Julia (Carla Crespo). Barbi tiene un hijo, León, al que tuvo con un hombre que decidió borrarse del mapa, por lo que Barbi y Julia lo criaron juntas. Ambas tienen una relación preciosa, llena de complicidad. Pero un día Barbi muere de manera inesperada.

Tras la muerte de Barbi su ex, padre de León, quiere hacerse cargo del chico, como también la despótica madre de Barbi, Déborah. ¿Entonces? ¿Qué pasa cuando has criado a un niño toda su vida, y de pronto descubres que legalmente no tienes ningún derecho sobre él?

«En el medio de un duelo que casi no tiene tiempo de transitar, Julia deberá enfrentar esos desafíos y otras vicisitudes a las que la confronta el fin del mundo con su compañera de vida. Pero a su vez, obligan a la protagonista a caminar el delgado borde que separa sus sueños personales de los compartidos con Barbi y, al mismo tiempo, conservar el legado de Barbi, dejar vivo su universo sin traicionarse a sí misma. Eso dará lugar a una reconfiguración de las relaciones familiares y a la aparición de nuevas e inesperadas formas de afecto como las que surgen entre ella y Deborah», explican en Página 12.

Los creadores definen que han creado un drama explícitamente LGTB. Porque con trazos delicados y perspicaces “León” pone en escena la discriminación lésbica, la persistente violencia de género, la indefensión legal de algunas maternidades y la necesaria visibilidad del erotismo y la pasión entre mujeres.

¿Quieres ser madre con la misma técnica que Dulceida y Alba Paul?

0

En unos meses nacerá una niña que está destinada a convertirse en una estrella de las redes sociales. ¿Por qué? Porque sus mamás ya lo son. Es la hija de dos de las influencers lesbianas más conocidas en España: Dulceida y Alba Paul.

El embarazo de Dulceida y Alba se ha hecho viral, en el buen y mal sentido. Las críticas lesbófobas no tardaron en aparecer, por lo que Dulceida tuvo que salir a hacer una muy aplaudida defensa de la diversidad familiar.

“Esta semana la burbuja ha explotado y nos hemos expuesto a la realidad más cruda, esa que no queremos ver. Dónde la misoginia y la lesbofobia son un hecho común en una gran parte de la sociedad. (…) por muchas veces que lo queráis preguntar queridos señores, un donante de semen no es un padre. Y porque nosotras estamos en nuestra plena libertad de tener hijos con nuestros cuerpos, unos hijos que van a tener dos madres, sí” (…) “sin dar crédito a que hayacomentarios de personas que con odio se preocupan muchísimo por los hijos de oh, las terribles lesbianas, y de su vulnerabilidad hacia el mundo”.

Una de las cosas que más se ha viralizado es la forma en que Dulceida y Alba han conseguido su embarazo: el método ROPA.

Ha sido Alba la que se ha sometido a la estimulación ovárica, ha sido a Alba a quien le han extraído los óvulos, los que se han fecundado en el laboratorio y de los cuales se han generado embriones.

Por su parte, Dulceida ha preparado su útero para recibir el embrión de Alba. Y es ella la que está gestando a la hija de ambas.

Según nos explican en CIRH, clínica del grupo Eugin, uno de los más lesfriendly de Cataluña, el método ROPA es la forma más parecida que tienen las mujeres lesbianas para tener un hijo biológico de las dos.

Lee también: 6 cosas que debes saber sobre la FIV

Las dos se implican con sus cuerpos. Una con su material genético, aportando el óvulo, y la otra gestando al bebé.

¿Cómo decidir qué papel desempeña cada una en el método ROPA?

En CIRH respetan la decisión de la pareja al respecto, pero antes informan, tras un chequeo de la fertilidad de cada una, qué sería más efectivo para conseguir un embarazo. A veces tenemos claro que una quiere ser la que done los óvulos, pero después de las pruebas descubrimos que la capacidad reproductiva de esos ovocitos es muy baja, y que intentarlo puede ser un desgaste emocional y económico.

En Cataluña no es obligatorio estar casadas para realizar el método ROPA, como en otras comunidades autónomas.

Una vez que está claro el papel que desempeñará cada una, el tratamiento suele ser bastante sencillo.

La que donará los óvulos debe pincharse hormonas durante unos 12 y 14 días, en los que será controlada cada dos o tres días mediante ecografías. Cuando el tamaño de los óvulos sea adecuado, se programará la extracción.

La extracción se hace mediante sedación y toma unas horas de la mañana. Los óvulos extraídos se van a fecundar con semen de donante en el laboratorio. Los biólogos nos irán informando del desarrollo de nuestros embriones, y los que finalmente llegan a día 5.

Si así lo queremos, en CIRH podemos estudiar estos embriones y ver cuáles son aptos para la vida y no terminarán en un aborto espontáneo.

El mejor embrión será el transferido al útero de quien gestará al bebé. Los demás se congelarán para cuando queramos tener más hijos.

Y ya. Después de la transferencia del embrión solo es esperar dos semanas para poder obtener la ansiada respuesta: positivo.

Si quieres más información, solicita tu cita en CIRH.

La pareja de influencers, Caitlin y Leah, anuncia el nacimiento de su hija

0

Caitlin y Leah son estrellas en TikTok. Una pareja de influencers que comparte con sus cientos de miles de seguidores su camino a la maternidad, los tratamientos, el día a día, etcétera.

La pareja había dicho a sus fans a principios de este mes en su podcast “The 3am Club” que el nombre de su bebé sería Lyla Anna. “Bienvenida al mundo nuestra hermosa y querida Lyla Anna Sheil. Con un peso de 7 libras 15 oz. Nuestra familia está completa y no podríamos estar más felices”, escribió la pareja en su página compartida de TikTok.

Leah agregó en su Instagram: “¡Tanto mamá como Lyla lo están haciendo absolutamente fantástico! Ver a Caitlin dar a luz a nuestra hermosa hija fue algo que nunca olvidaré. Esa chica nunca deja de sorprenderme, mi heroína”.

Caitlin y Leah hicieron un método ROPA doble. Dieron la bienvenida al mundo a su bebé, Oakley, en 2023. Leah tuvo su primer hijo usando los óvulos de Caitlin, mientras que Caitlin cargó a la bebé Lyla Anna usando los óvulos de Leah. 

La pareja se hizo famosa en redes cuando a la vez de contar su historia de amor hablaron de la ansiedad y los problemas de salud mental. Querían intentar explicar que aunque una se vea perfecta y feliz en las fotos, realmente puede tener muchos problemas.

«Es por eso que comenzamos a ser abiertos sobre la salud mental en TikTok porque no queremos ser como una especie de influencer o alguien que piensa que es perfecto cuando, en realidad, nadie es perfecto», dijeron en una entrevista a Pink News.

Agregaron que al brindar representación como una pareja lésbica, los fans les habían dicho que su contenido los había ayudado, lo que a su vez había sido positivo para ellos.

¡Nos encanta contar con referentes así!

@caitlinandleahh

She’s here ❤️

♬ original sound – Miriã | mom + teacher

¿Por qué el día de la visibilidad lésbica es un día para celebrar en familia?

0

Me reí mucho el otro día que escuché decir a mi hijo Marcos a uno de sus amigos del cole: “mi tía Raquel es soltera, eso significa que es una chica a la que le gustan las chicas. Todas las amigas de mi mamá son solteras”. 

Marcos tiene 7 años. Nació gracias a que hace 8 tuve el valor de llegar a la consulta de la clínica IVI y decir que quería ser madre sin pareja. Un equipo maravilloso me escuchó y me ayudó a cumplir mi sueño. Me realicé una FIV de la que obtuve 3 embriones de alta calidad. El primer embrión que me transfirieron es mi precioso chico de ojos azules y rizos castaños. 

Marcos tiene muchas tías lesbianas, que entraron a mi vida como amigas y ya a lo largo de los años se convirtieron en familia. Algunas de ellas han tenido hijos, otras son magníficas tías para los niños que han nacido en nuestro grupo. 

Cuando escuché a Marcos confundir los términos le expliqué: “cariño, soltera es no tener novio o novia, lesbiana es ser una chica a la que le gustan las chicas”. Y en esta explicación me di cuenta de lo poco que había profundizado en los conceptos y en las dificultades a las que nos hemos enfrentado las mujeres lesbianas. 

“Ser lesbiana no ha sido fácil, porque a veces no es fácil ser diferente”. Y eso fue el punto de partida para compartir con mi hijo la historia de mi vida. El cómo ser lesbiana fue un motivo para que algunos chicos se metieran conmigo en el instituto, las discusiones con mi madre, el rechazo de personas a las que yo quería, el miedo a caminar con mi primera novia de la mano por la calle, etcétera. 

Marcos me escuchó atentamente. Estaba sorprendido. Me emocioné cuando acabó diciendo “eres como una superhéroe, mami”. 

Desde ahí se interesó por la historia de mi pareja y por las de sus tías. Y pude observar con orgullo cómo estas vivencias influían en su forma de ver la vida, su mirada respetuosa y tolerante.

Hablar con mi hijo sobre cómo la lucha por mi propia visibilidad influyó en mi vida me hizo mirar atrás y repasar el camino que he seguido hasta llegar donde estoy. Cuando Marcos tenía 3 años conocí a la que es mi actual esposa. Juntas somos madres de Alicia, nuestra preciosa e incansable bebé. 

Después de casarnos fuimos a IVI y fue mi esposa la que se embarazó con uno de los embriones que me quedaban. Un método ROPA que jamás pensé que llegaría a vivir, pero la vida da muchas vueltas, y algunas son realmente hermosas e inesperadas. 

Creo que mi visibilidad y la de otras mujeres lesbianas que Marcos conoce ha sido una inspiración para él. Por eso en nuestro hogar celebramos el día de la visibilidad lésbica. Merendamos todos juntos algo especial y recordamos cómo la valentía, el amor y la libertad pueden llevarnos a vivir las espectaculares vidas que estamos destinadas a protagonizar.  

Dos mamás lesbianas por primera vez en los dibujos animados Bluey

0
Madres lesbianas en Bluey

Si eres mamá, seguro que eres fan de estos preciosos dibujos animados. Bluey, una adorable perrita Blue Heeler de 6 años que vive con su madre Chilli, su padre Bandit y su hermana pequeña Bingo.

Ahora, por primera vez en la historia de la serie, podemos disfrutar de ansiada diversidad familiar, puesto que por fin veremos a una familia de dos madres, como sucedió hace unos meses en Peppa Pig, que nos presentó a una osita polar y a sus dos mamás.

“The Sign” es un nuevo episodio extralargo de la tercera temporada, que se emitió el domingo (15 de abril) y es el primero que presenta personajes LGTB. Normalmente los capítulos duran 7 minutos, pero The Sing llega hasta los 28.

La sinopsis de la trama del episodio especial dice: «Bluey, Bingo, mamá, papá y toda su familia y amigos se están preparando para el ‘evento de boda del año’, en un emocionante especial lleno de aventuras, romance y paradas de emergencia para ir al baño».

La TikToker Aussie Girl Margie , cuya cuenta está dedicada a Bluey, ofreció una explicación útil de por qué este episodio, en particular, es particularmente relevante para los espectadores LGTB. 

Se revela que Chihuahua Pretzel tiene dos madres lesbianas. La entrega de esta información puede ser fugaz, pero aún así innovadora. La influencer señala: «Pretzel está hablando de que se ha escapado su conejillo de indias, y habla a sus dos mamás», dice describiendo el momento histórico. «¡Me encanta! Creo que fue una forma agradable y orgánica de hacerlo. Es un [momento] realmente sutil, que mucha gente se perderá. «Era una forma natural de ser como si algunas personas tuvieran dos madres y eso es simplemente parte de la vida real».

Estos dibujos animados han sido continuamente elogiados por la inteligencia emocional de Bluey y su familia a la hora de relacionarse, compartir, discutir, y hacer frente a diversos conflictos del día a día, los duelos, el dolor, los enfados, y mucho más.

Este capítulo ha generado una ola de aprobación y, como podéis imaginar, también una marea de lesbofobia. Pero claramente nos quedamos con lo primero, y con la alegría que nos provoca tener más referentes para nuestras familias.

Dulceida reacciona a los horribles ataques sufridos tras anunciar su embarazo

0
Dulceida y Alba Paul reaccionan al odio por su embarazo

Quien diga que las personas LGTB vivimos en plena normalidad en un país tan avanzado como España, que garantiza derechos de igualdad a la población, se equivoca. Lamentablemente, se equivoca.

Es verdad que no estamos expuestas a la cárcel o a la pena de muerte como sucede en muchos países del mundo, ni tampoco expuestas a sufrir grandes episodios de violencia por nuestra orientación sexual. Miro a mi alrededor, veo a mi amplio grupo de amigos y amigas del colectivo, y ninguno de nosotros ha sufrido jamás una agresión. Eso sí, muchos hemos experimentado vivencias desagradables motivadas por nuestra orientación sexual.

A veces, en nuestro entorno, pareciera que vivimos en agradables burbujas de confort, pero cuando asomamos la cabeza más allá, nos damos cuenta de que hay una parte de la sociedad aún anclada en la intolerancia, el odio y la ignorancia. Así lo han vivido Dulceida y Alba Paul, dos de las influencers más destacadas del país, que acaban de anunciar que esperan a su primer hijo a través del método ROPA.

Como cabe esperar el entorno de Dulceida y Alba y miles de seguidores reaccionaron como se reacciona en estos casos, con alegría y buenos deseos para la familia que se forma. Pero no todo es amor.

«Ese niño necesita una familia normal»; «pobre hijo, condenado a vivir sin padre»; «negarle el derecho a un papá y una mamá es egoísmo, no amor»; o «renunciasteis a tener hijos desde que elegisteis tener una relación antinatural» son solo algunos de los mensajes de odio que ha recibido Dulceida y que le han hecho estallar.

«Lo que está claro es que estas opiniones no son respetables, por eso hay que combatirlas y no quedarnos calladas» ha dejado claro. «Esta semana la burbuja ha explotado y nos hemos expuesto a la realidad más cruda, esa que no queremos ver. Dónde la misoginia y la lesbofobia son un hecho común en una gran parte de la sociedad. Dónde algunas personas, desde su más profunda ignorancia, se atreven a realizar opiniones cargadas de desprecio con preguntas absurdas de las que conocen perfectamente su respuesta» ha comenzado, explicando que «por muchas veces que lo queráis preguntar queridos señores, un donante de semen no es un padre». «Y porque nosotras estamos en nuestra plena libertad de tener hijos con nuestros cuerpos, unos hijos que van a tener dos madres, sí» ha añadido, sin dar crédito a que «haya comentarios de personas que con odio se preocupan muchísimo por los hijos de oh, las terribles lesbianas, y de su vulnerabilidad hacia el mundo».

Y es que como ha asegurado, «lo realmente preocupante es que estos niños se tengan que cruzar alguna vez en su vida con esta gente tan intolerante». «Vuestro mundo es una mierda y está lleno de odio, el nuestro no. Y lo que está claro es que estas opiniones no son respetables, por eso hay que combatirlas y no quedarnos calladas» ha zanjado, afirmando que a pesar de los ataques recibidos «me vuelvo a mi burbuja, donde las cosas no son perfectas, pero donde por lo menos puedo ser yo misma y está llenita de amor».

Bravo.

86,024FansMe gusta
1,233SeguidoresSeguir
12,500SeguidoresSeguir
1,950SuscriptoresSuscribirte

¡Síguenos para no perderte nada!