Inicio Blog

Lo duro y lo maravilloso de enamorarte de una mamá lesbiana

0

Cuando me lo dijo ya era demasiado tarde. Porque yo ya estaba prendada de ella. Nos habíamos conocido en una aplicación de internet donde Paula no contaba mucho de ella misma. Chateamos muy poco después del match, me dijo que prefería el cara a cara y acepté.

Cuando la vi llegar -suelo llegar primera a las citas para apaciguar los nervios- me pareció preciosa. Aún más cuando se sentó con una sonrisa increíble y comenzó a contar una divertida historia que le acababa pasar en el metro. «Podría enamorarme de ella ya mismo», pensé.

Por eso, cuando en mitad del primer vino me contó que estaba divorciada y tenía dos hijos me quedé de piedra. Los niños nunca han llamado mi atención, y de las tres tías que tienen mis sobrinos, claramente no soy la preferida.

Mientras mi cerebro decía: «esto es complicado, no solo hay dos criaturas, también otra madre dando vueltas por ahí, huye», el resto de mi cuerpo solo repetía: «pero cómo puedes ser tan preciosa y tan alegre». Al final me quedé y el vino se alargó hasta la cena.

No nos liamos esa noche. Ella tenía que ir a casa pronto porque al día siguiente madrugaba por cosas de sus hijos. Pensé otra vez «no voy a meterme en este jardín», pero lo cierto es que me pasé toda la semana hablando con ella a cada rato. Ya cuando nos volvimos a ver yo estaba profundamente enamorada y lo de niños, mascotas, ex esposa, pasaron a un muy lejano lugar.

Mi relación con Paula fue maravillosa. Y digo «fue» porque se terminó hace dos meses. Aunque parecía que iba a ser la más complicada, por toda la mochila que traía, fue la más divertida, la más respetuosa, y la de amor más sano. Estuvimos cuatro años juntas, de los cuales vivimos los últimos tres.

No solo me enamoré de ella, y cómo no, es una de las personas más especiales que conozco, también me enamoré de esos dos gremlins que trajo a este mundo. Cuando Paula y yo comenzamos a salir su hija tenía 3 años y su hijo 5. Mi vida dio un vuelco que no podéis imaginar. Mis pasatiempos variaron bastante. Podía pasarme horas con los enanos armando legos, jugando a la pelota, viendo películas (las de Pixar eran mis preferidas), haciendo un doctorado de dinosaurios (en serio, los niños saben más de dinosaurio que los propios paleontólogos).

Estaban la mitad del tiempo con nosotras, la otra mitad con la ex esposa de Paula, con la que tenía una excelente relación porque ella es así, el amor y el respeto por delante.

«¿Qué es lo más maravilloso y lo más duro de enamorarte de una mamá lesbiana?», me preguntó hace poco una amiga que acaba de picar el anzuelo de una madre soltera. Lo más maravilloso es, sin duda, que el amor se multiplica. La diversión, los juegos, el ser acogida de una forma muy bonita en una familia que ya está formada. Tuve la suerte de ser recibida con entusiasmo por madre e hijos, no con recelo. Es tan especial comenzar a querer a niños que empiezan a formar parte de tu día a día, verlos crecer, darles un beso en la rodilla cuando se caen, o ver cómo saltan de alegría solo porque vas a dedicar media hora a jugar con ellos.

¿Qué es lo más duro? Yo pensaba que sería adaptarme a ellos, entender que nunca sería una prioridad para mi novia, o que no seríamos dos, seríamos cuatro. Pero no. Lo más duro es, absolutamente, decir adiós. No solo vives el duelo de la pareja, que ya sabemos todas lo duro que es. Vives el duelo de tu día a día con esos niños con los que te has pasado los últimos 4 años. Que a la pequeña la ayudé a dejar el pañal y ahora ya escribe y dibuja cómics. Que estuve en la graduación de Infantil del mayor y ya le quedan 2 años para acabar la primaria.

Paula y yo tenemos una muy buena relación y todos siguen en mi vida. Pero ya no es lo mismo, eso está claro. Y a pesar de que duele, no cabe duda de que lo volvería a vivir otra vez.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com

Fertilidad en Parejas Lesbianas: Más Allá de la Inseminación Artificial

0

Sea cual sea tu orientación sexual, la maternidad es un deseo que muchas compartimos. En nuestro caso, las parejas lesbianas, el camino hacia la maternidad puede plantear algunas preguntas y desafíos únicos. ¿Por qué muchas parejas lesbianas necesitan más que una Inseminación Artificial? Cierto es que muchas de nosotras solemos presuponer que no tenemos problemas de fertilidad y que solo echamos en falta semen de donante. Pero ¿de verdad es así? ¿Cuál es el tratamiento de fertilidad más recomendable para nosotras? Y, ¿a qué edad deberíamos comenzar a valorar nuestra fertilidad? Para responder a estas preguntas, hemos consultado a la Dra. Elena Santiago, experta en reproducción asistida de Vida Fertility.

¿Por qué muchas parejas lesbianas necesitan más que una Inseminación Artificial?

A menudo, las parejas lesbianas recurren a la inseminación artificial como el primer paso para cumplir su deseo de ser madres. Sin embargo, no todas las mujeres lesbianas enfrentan los mismos desafíos de fertilidad. La Dra. Elena Santiago nos explica que «las mujeres lesbianas son ante todo mujeres y, por lo tanto, tienen las mismas probabilidades de infertilidad femenina que el resto». Esto significa que algunas parejas lesbianas pueden encontrarse con dificultades para concebir de manera natural, al igual que las parejas heterosexuales.

Presuponer que no tenemos problemas de fertilidad

Uno de los mitos más comunes entre las mujeres lesbianas es la creencia de que, al no tener una pareja masculina y no estar «intentando» activamente concebir, no tienen problemas de fertilidad. Sin embargo, la realidad es que la fertilidad no está relacionada con la orientación sexual. Las parejas lesbianas pueden enfrentar desafíos de fertilidad similares a las parejas heterosexuales y deben ser conscientes de ello.

El tratamiento de fertilidad más recomendable para parejas de lesbianas

La elección del tratamiento de fertilidad dependerá de la situación individual de cada pareja. La inseminación artificial con semen de donante es una opción popular, pero no es la única. La Dra. Santiago señala que «es importante que las parejas lesbianas consulten a un especialista en fertilidad para evaluar su situación y determinar el mejor enfoque para ellas». Además, la experta destaca que, en Vida Fertility, están disponibles diversas opciones de tratamiento de fertilidad adaptadas a las necesidades de cada paciente, desde las Inseminación artificial (IAD), la fecundación in vitro (IVF) con o sin Método ROPA para lesbianas, y con o sin Ovodonación.

Lee también: Método ROPA doble: nuestra experiencia personal

¿A qué edad las mujeres lesbianas deberían comenzar a valorar su fertilidad?

La edad es un factor crucial en la fertilidad de cualquier mujer, sin importar su orientación sexual. La Dra. Elena Santiago aconseja que «todas las mujeres, incluidas las lesbianas, deberían considerar la posibilidad de preservar su fertilidad antes de los 35 años si no están listas para tener hijos en ese momento». Esto se debe a que la calidad y la cantidad de óvulos disminuyen con la edad, y cuanto antes se tome una decisión al respecto, mayores serán las posibilidades de éxito en el futuro.

En resumen, las parejas lesbianas no están exentas de problemas de fertilidad y la orientación sexual no define la capacidad reproductiva. La fertilidad es un aspecto importante de la vida de todas las mujeres y debe ser valorada y cuidada. La Dra. Elena Santiago de Vida Fertility nos recuerda que existen múltiples opciones de tratamiento de fertilidad disponibles para las parejas lesbianas que desean ser madres. Lo más importante es buscar asesoramiento y atención médica adecuada para tomar decisiones informadas sobre la maternidad.

Si estás interesada en obtener más información sobre la fertilidad y las opciones de tratamiento disponibles para las parejas lesbianas, te invitamos a visitar la página web de Vida Fertility, donde encontrarás recursos y profesionales dispuestos a ayudarte en este emocionante viaje hacia la maternidad.

Dos madres solteras lesbianas, con 3 hijos cada una, se casan

0

Nos encantan estas historias que parecen sacadas de películas de domingo por la tarde. ¿Qué probabilidades hay de que dos mujeres lesbianas, ambas madres solteras, ambas con 3 hijos cada una, se enamoren, se vayan a vivir juntas y se casen?

Es la historia de amor de Melissa y Liz. Se conocieron hace dos años por una aplicación de citas. Melissa siempre había querido ser madre y le dijeron que era casi imposible quedarse embarazada por el síndrome de ovario poliquístico. Como en ese momento no tenía pareja comenzó sus tratamientos de fertilidad y a la cuarta inseminación artificial, ¡positivo!

Lo que Melissa no se imaginaba es que ese positivo era el ensordecedor grito de 3 bebés que crecían en su interior. August, Finn y Gage, trillizos de 11 años.

Por su parte Liz tiene a Soraya (13), Anna Luna (11) y Apollo (9). Dicen que fusionar su familia fue definitivamente un desafío al principio, pero todos los niños han aprendido a amarse unos a otros y están empezando a llamarse hermanos y hermanas.

Por otro lado cuentan que toda su familia es neurodivergente. Si no te suena la palabra es un tipo de eufemismo para referirse a personas que puedan tener autismo, TDAH, etcétera. «Nuestro hogar como picante, divertido, caótico y ruidoso», dicen.

La familia vive en California. Cuentan que aman las caminatas, el cine en familia y viajar tanto como puedan. Y aunque ahora Melissa y Liz están con los preparativos de su boda, están organizando dos viajes grandes en familia: Washington y Nueva York.


Esta es la primera pareja lésbica que consigue adoptar en el Estado de México

0

Excelentes noticias para nuestras familias. El Estado de México ha concedido la adopción de una niña por primera vez a una pareja de mujeres, Synthia y Fanny, de 41 y 42 años.

La pareja aseguró que logró cumplir el sueño de tener una hija, tras siete años de relación y uno de casadas. “Regina nos estaba esperando y vino a cambiar nuestra vida por completo, simplemente es el amor más grande del mundo. Estamos agradecidas con Dios y la vida por darnos esta oportunidad, esperamos hacer un buen trabajo y que la sociedad se habitué a este tipo de familias que también están llenas de cariño”, compartió Synthia.

Explicaron que tras el proceso correspondiente, que duro cinco meses, ante el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México (DIFEM), en solo una semana, el PJEdomex brindó la adopción legal de la pequeña, a quien esperan hacer feliz toda su vida.

Fanny, por su parte, añadió que “hacerlo bien y legal nos permite asegurarle todos sus derechos y eso era lo más importante para nosotras”.

Ricardo Sodi Cuéllar, Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Edomex, felicitó a las nuevas dos mamás y destacó el avance de justicia que se actualiza y evoluciona junto con la sociedad, en el respeto de sus derechos.

“Es una realidad que la ley debe de reconocer, un paso adelante en favor de la inclusión, la diversidad, la igualdad, la no discriminación y sobre todo la construcción de núcleos familiares sólidos. (…) Regina tiene la suerte de tener dos mamás”, dijo el Magistrado Presidente.

Nos alegra muchísimo contaros noticias como esta, donde nuestras familias van adquiriendo derechos y convirtiéndose en referentes de amor y diversidad.

3 razones que tenemos las mujeres lesbianas para preservar la fertilidad

0

La maternidad es un tema complejo en el que se cruzan deseos, anhelos, esperanzas, inseguridades, certezas y miedos.

Quizás eres de esas mujeres que tienen claro que quieren ser madre ahora o en algún momento del futuro. O tal vez de esas que no lo tienen claro, que primero les gustaría conseguir estabilidad emocional y laboral y, desde ese lugar, plantearse la posibilidad de traer descendencia.

Hemos estado hablando con una de las clínicas más lesfriendly de Cataluña, la clínica CIRH, y nos ha contado 3 poderosas razones por las que las mujeres lesbianas deberíamos preservar nuestra fertilidad.

  • La primera es justamente nuestra orientación sexual. Por ser lesbianas. Porque sabemos que no nos quedaremos embarazadas “por casualidad”. Porque nuestra maternidad es planificada y solo puede llevarse a cabo gracias a la reproducción asistida.

Congelar óvulos no solo nos permite detener el tiempo, detener el deterioro de nuestra fertilidad, sino que además nos da la oportunidad de realizar variedad de tratamientos. Si queremos embarazarnos nosotras mismas con nuestros óvulos, podemos llevar a cabo una FIV. Se descongelan los óvulos y se fecundan con semen de un banco de esperma. El embrión que resulte de esta unión se transfiere a nuestro útero.

Si deseamos el embarazo con nuestros óvulos congelados también podemos realizar el método ROPA. Los embriones, en lugar de gestarlos nosotras, los gesta nuestra pareja. Ella da a luz al bebé que lleva nuestro material genético.

  • Por la salud de nuestros hijos.
    Uno de los grandes problemas que tiene el decidir ser madre a una edad más avanzada, por ejemplo, después de los 40 años, es que la calidad de nuestros óvulos no es la óptima. Un óvulo congelado a nuestros 35 años puede ayudarnos a conseguir un embarazo viable y un embrión más sano, a diferencia de lo que podría pasar si hacemos un tratamiento con nuestros óvulos de 42 años.
  • Porque es un ahorro económico. 
    Un óvulo joven puede conseguir un embarazo mucho más fácil que un óvulo de mayor edad. Eso es un hecho. Muchas mujeres que han preservado su fertilidad podrán lograr más fácilmente un embarazo cuando decidan descongelar los óvulos que decidieron vitrificar un tiempo atrás. Lamentablemente, otras mujeres más mayores o que tienen una baja reserva ovárica experimentan dificultades para conseguir un embarazo, sumando más y más tratamientos, con el coste económico y emocional que eso implica.

La preservación de la fertilidad es un tratamiento bastante sencillo. Debes subministrarte hormonas durante un par de semanas, mientras en la clínica evalúan el crecimiento de tus ovocitos cada tres días.

Después de que los óvulos hayan madurado, se extraen mediante una punción ovárica bajo anestesia. Es un proceso que no suele generar muchas molestias y solo requiere media mañana.

En CIRH recomiendan hacer un estudio de fertilidad completo, un pack diagnóstico inicial que puede ayudarte a tomar la mejor decisión al valorar de manera integral tu capacidad reproductiva. ¿Es hora de embarazarme? ¿Es hora de congelar óvulos?

Haz clic aquí para obtener respuestas

Conocía a mi esposa siendo heterosexual. Esta es nuestra alucinante historia de amor

0

Si ese 2 de agosto me hubieran dicho que iba a conocer al amor de mi vida, me hubiera puesto muy feliz. Pero si me hubieran dicho que sería una mujer, me hubiera partido de la risa. ¿Una mujer? Pero qué me estás contando.

Pero sí. Yo estaba de vacaciones en Almería con amigos, habíamos alquilado una casa. La hermana de una de mis amigas estaba en un cortijo en un pueblo cercano. Quedamos un día para hacer una barbacoa y vino con dos de sus amigas. Paula era una de ellas.

Paula, pelo largo, liso, castaño, ojos preciosos y la sonrisa más impresionantemente preciosa que había visto en mi vida.

Paula llamó la atención de uno de los chicos de mi grupo. «Pierdes tu tiempo, es lesbiana», le dijo la hermana de mi amiga. Cuando escuché eso sentí mucha curiosidad. La verdad es que en mi entorno no había mujeres lesbianas, al menos que yo lo supiera.

La observé bastante, insisto, era curiosidad. Pero ella sintió mi mirada y le hizo gracia. Hablamos un montón, sobre todo cuando el exceso de vinos hizo que yo me relajara.

Pasé de admirar su sonrisa a pensar que era encantadora y guapa. Mi siguiente etapa fue: ¿Qué se sentirá besarla?».

Lee también: Yo vivía con mi novio y me enamoré de mi jefa. Nuestra historia de amor

Ese día nos hicimos amigas en Instagram y comencé a ver todas sus fotos y sus historias. Empecé a comentar cada vez que subía algo y así empezamos a «hacernos amigas».

Es tan extraño explicarlo, porque creo que todo fue tan natural. El enamorarme de ella no me horrorizó ni me impresionó. Recuerdo que pensaba: «pero cómo no voy a enamorarme de ella, cómo puede alguien no enamorarse de ella…»

Cuando acabó el verano lo hablé con mi mejor amiga. Me miró atónita, pensaba que estaba bromeando. Al final concluimos: ¿y si lo intentaba qué?

Como a las dos nos gustaba el senderismo le propuse ir a hacer una ruta por la sierra de Madrid. A mi me dolía la tripa de los nervios que tenía. Después de eso comenzamos a llamarnos todos los días. Paula se convirtió en alguien fundamental en mi día a día.

Yo ya había pensado como declararle mi amor pero no fue necesario. Un día después de ir a cenar me besó. Fue alucinante. Después de ese día no volvimos a separarnos.

Paula y yo llevamos juntas cuatro años. El 12 de abril nos vamos a casar, ya que en junio nace nuestra hija.

Lee también: En el confinamiento por el COVID me enamoré de mi compañera de piso

Nuestra historia de amor es la prueba más grande de que la vida es completamente sorprenderte. Hace 4 años yo estaba disfrutando de mis vacaciones con amigos, pensando que era heterosexual, y una mujer llegó a revolucionar mi vida. Y en junio, el mes del Orgullo, llega otra mujer a revolucionar la vida de Paula y la mía.

Envíanos tu historia a info@madreslesbianas.com 

María Jimena Pereyra y su esposa Tania consiguen embarazarse después de 13 intentos

0
maria jimena pereyra y tania garcia estan embarazadas

Todas las mujeres, lesbianas, bisexuales, heterosexuales, todas, cuando nos hemos sometido a un tratamiento de fertilidad, sentimos esas ganas, esa incertidumbre, ese miedo, esa ilusión y esperanza.

También compartimos el sentir ese dolor agudo cuando la suma de tratamientos solo nos va dando un resultado: negativo.

No podemos ni imaginar el sufrimiento que han podido experimentar la cantante chilena argentina María Jimena Pereyra y su esposa Tania García después de tantos intentos fallidos.

Pero por fin lo han conseguido. Mateo Valentín crece en la tripa de Tania. Así lo ha contado en el programa «Podemos hablar», de Chilevisión.

“La vida cambia tan rápido, uno a veces pone todas las ilusiones, pero quizás no era el momento… pensamos que no más, hasta que Tania me dijo “ya, mi amor, un último intento, hagamos el último intento, no podemos bajar los brazos”, y fue así y aquí estamos”, dijo la cantante.

Los 14 días posteriores al tratamiento no sabían qué hacer, así que decidieron viajar a Buenos Aires a visitar a la familia de María Jimena.

A dos días de poder hacer el test de embarazo, Pereyra tuvo un hermoso sueño premonitorio.

“Yo soñé, soñé que Tania estaba embarazada y fue por primera vez, después de tantos años de intentos, que le dije mi amor, estás embarazada, lo acabo de soñar’”, confesó en el programa. “A los dos días hicimos el test de embarazo y ¡un positivo! Esperamos a que llegaran todos mis hermanos, nos reunimos y ahí dimos la noticia”.

No obstante, luego de tantos intentos fallidos, el primer mes y medio fue complejo, por no decir una tortura.

“Los miedos, los miedos después de siete años de intentos negativos, el temor a perderlo. Empecé yo con las náuseas, una cosa rarísima… hemos engordado paralelamente. Después del tercer mes se relajó, hoy lo está disfrutando como tiene que ser”, aseguró.

María Jimena comentó que el número 13 para ellas fue muy especial, no solo por ser el número de tratamiento que le permitió embarazarse de su hijo, sino que además, desde ese momento, parecía una especie de premonición. El asiento del avión, la puerta de embarque…

Nos alegra muchísimo que esta familia haya conseguido su ansiado sueño y siga siendo un gran referente latinoamericano de diversidad familiar.

La pareja de lesbianas que consiguió adoptar a 6 hermanos menores de 10 años

0

Elisa y Eliana llevan juntas 18 años. Viven en la provincia de Corrientes, en Argentina. La pareja, que se casó en 2010, cuando se aprobó el matrimonio igualitario, tenía muchas ganas de vivir la experiencia de la maternidad, lo que no sabía es que lograría vivirla, sí, y lo haría a lo grande.

En un orfanato de la región vivían 6 hermanos: Juliana, de 10 años, Alejandra, de 8; Noelia, de 6; Cristian, de 5; Jeremías, de 4, y Camila, de 2. Lo que más deseaban los pequeños era no ser separados, lo que hacía que su situación familiar fuera muy complicada, muy pocas parejas muestran interés por adoptar a más de 3 hermanos.

Eliana y Elisa participaron en un proceso tras una convocatoria que hizo el gobierno, algo recurrente cuando se trata de casos difíciles. Ahí evaluar su aptitud, junto con la de otras familias, y resultaron ser las más idóneas para convertirse en la familia que tanto necesitaban los chicos.

Lee también: Una pareja de lesbianas adopta a 4 hermanos para que no los separen

Las mujeres, que tienen dos peluquerías, cuentan con una casa grande y varias mascotas. Acaban de cambiar su coche habitual por uno de 8 plazas, para poder transportar a todos sus hijos, y acaban de abrir las puertas del hogar a los afortunados pequeños.

Las dos mamás convivirán tres meses con los niños hasta conseguir la adopción definitiva. ¡Nuestra más grande enhorabuena a la preciosa y numerosa familia que acaba de nacer!

Da Brat y Judy Dupart visibilizan la maternidad lésbica en este programa de televisión

0
Da Brat y Judy Dupart con su bebé

Da Brat y Judy Dupart son una de las parejas de madres lesbianas más famosas de Estados Unidos. Da Brat es una rapera que ha vendido millones de copias en el mundo, y Judy la creadora de un imperio millonario de productos de belleza.

Da Brat y Judy le dieron la bienvenida a su hijo True Legend Harris-Dupart el 6 de julio de 2023. Cuando las esposas decidieron ampliar su familia, Judy animó a Brat a gestar al bebé. Judy había dado a luz tres veces antes a sus hijos mayores, por lo que quería que Brat experimentara todo lo que conlleva el embarazo.

Desde que conoció a Judy, Brat ha aprendido a amarse y aceptarse verdaderamente a sí misma, después de esconderse en el armario durante muchos años por miedo a lo que la sociedad y la comunidad hip-hop dirían de ella.

«Imagínese estar atrapado en el armario durante tanto tiempo y no poder hablar de su vida debido a su carrera. ¡Es una mierda! Cuando la conocí y me sentí tan cómoda, me quité un peso de encima. Estoy muy agradecida de que Dios me la envió. Soy una persona completamente diferente, pero me amo», dijo Brat en una entrevista a Pride.

La pareja protagoniza el programa WEtv Brat Loves Judy: The Baby Special. En él sus seguidores pueden ver cómo lidian con los quehaceres de la maternidad.

«Ha sido una montaña rusa, pero increíble. Es el mejor viaje de mi vida. He estado disfrutando mucho de la maternidad… los altibajos, los entresijos, los pis, las cacas, los vómitos… .todo», le dice Brat a Pride.

Una preciosa manera de visibilizar a nuestras familias y nuestro amor en televisión.

6 cosas que tienes que saber de la Fecundación In Vitro

0
Mamás lesbianas hacen FIV

Mientras escribo este artículo, Biel duerme en su carrito. Tiene solo tres semanas y ya nos parece, a mi mujer y a mí, que llevamos toda la vida queriéndole.

Mi mujer es gallega y yo soy madrileña, madres de un pequeño catalán, porque ha nacido en Barcelona, donde vivimos hace cinco años.

Biel nació gracias a una FIV que nos hicimos en CIRH, una clínica en el centro de Barcelona donde fuimos tratadas con el mejor ambiente familiar y la excelencia médica. Totalmente recomendable.

Después de nuestra hermosa experiencia, quiero contarte seis cosas sobre la FIV que deberíais saber antes de iniciar un tratamiento:

  • Tiene una alta tasa de embarazo
    Aunque la inseminación artificial es un tratamiento muy demandado por el coste menor y por ser menos invasivo, las tasas de embarazo no tienen nada que ver con las de la FIV, que son más del doble. En mujeres menores de 34 años la posibilidad de quedarse embarazada es de un 79%. Entre 35 y 37 años un 63. Y como ya sabéis que la fertilidad va cayendo con los años, entre los 38 y 40 la tasa de éxito alcanza el 54% en CIRH. En el caso de las mayores de 40 es del 38%.
  • Necesitas hormonas
    Aunque este aspecto asusta a muchas mujeres, por experiencia puedo decir que no pasa nada. Yo estuve pinchándome hormonas en la tripa durante 12 días a la misma hora. Estas hormonas permitieron que crecieran más ovocitos. El día que estaban listos me sedaron y en un ratito me los extrajeron. Estos óvulos, en mi caso 9, se fecundaron en el laboratorio con semen de donante.
    No sufrí ningún tipo de contratiempo por las hormonas y pude hacer mi vida completamente normal.
  • Te permite hacer el método ROPA
    En nuestro caso yo me hice la FIV. Me estimulé con hormonas, me sacaron los óvulos y me embaracé con uno de los 5 embriones que obtuvimos. Pero al tener embriones congelados mi chica y yo podemos realizar el método ROPA. Nuestra idea es que en uno o dos años sea mi pareja la que se embarace con uno de los embriones que obtuvimos de mis óvulos.
  • Puede hacerse con óvulos de donante
    Si ni tus óvulos ni los de tu pareja están en las condiciones adecuadas para realizar este tratamiento, es posible hacer una FIV con óvulos de donante. CIRH busca una donante con las características físicas de una de las madres y así se lleva a cabo el tratamiento, siendo más sencillo, puesto que te saltas la estimulación y la extracción de los óvulos.
  • Es el tratamiento ideal si preservas la fertilidad.
    Una de las mejores cosas que puedes hacer cuando tienes menos de 35 años y aún no deseas ser madre, es preservar la fertilidad, lo que se conoce como congelación de óvulos. Es la mejor manera de elegir ser madre cuando quieres, no cuando puedes. Da igual que a los 42 años desees ser mamá, si tienes congelados tus óvulos con 35 años, ese tratamiento será más exitoso porque habrás paralizado el envejecimiento de tus óvulos, que serán aún jóvenes para buscar un embarazo.
  • Es importante contar con apoyo psicológico
    Ser mamá es, sin duda, lo mejor que nos ha pasado a mi mujer y a mí. No podéis imaginar lo que sentimos cada día al abrazar a nuestro bebé, o ver cada una de las cosas que hace. Pero con tanta felicidad se olvida lo duro que fue el tratamiento. Antes de CIRH estuvimos en una clínica donde después de 3 intentos solo obteníamos negativos. Nos enfrentábamos a cada paso con miedo e ilusión a la vez, con dudas y frustración. En CIRH nos ofrecieron apoyo psicológico, lo que fue determinante para nosotras, para vivir el proceso de la manera más positiva y relajada posible y encaminarnos así a cumplir nuestro tan ansiado sueño.Si estáis pensando en ser mamás, pero aún no lo tenéis claro, podéis hacer un estudio de fertilidad, así sabréis vuestras opciones y, estáis a tiempo de preservar de cara a poder serlo en un futuro. ¡Pide tu primera cita gratuita aquí!

¡Síguenos para no perderte nada!

86,024FansMe gusta
1,233SeguidoresSeguir
12,500SeguidoresSeguir
1,950SuscriptoresSuscribirte